Viva la Virgen del Pilar


Han pasado las cinco de la tarde del día 11 de octubre de 2012. Saliendo de casa de Mari Carmen, después de haberle ofrecido las clases de repaso para su hija pequeña y haber conversado un rato, voy hacia la Iglesia de Pinarejo. Allí llegan un buen número de mujeres porque hay zafarrancho de limpieza en la sacristía. Armarios por encima, cajones por dentro (“nunca los habíamos sacado”, dicen algunas), preciosos ornamentos que, después de Misa, empezaron a desfilar hacia las casas. Aquí un pespunte, para todo un lavado, esto hay que plancharlo… Parece que no hemos hecho nada y a las nueve de la noche, volvemos a Santa María de Campo Rus, mi nueva tarea pastoral, junto con tres pueblos más y una residencia de ancianos.

            Ese día comí con el Señor Obispo en amigable conversación, principalmente de pastoral rural. Éramos varios y todos quisimos pagar. Él me había dicho, hace ya años, que intentara pasar tardes enteras en los pueblos anejos, y me alegro mucho de haberlo hecho. En esta ocasión, los martes en Villar de la Encina, los jueves en Pinarejo, y los sábados en Carrascosa de Haro. Me voy sobre las tres y media y regreso a las nueve. Ya dicen “hoy es el día del cura”. Hoy, cuando escribo estas líneas es martes, pero no puedo ir tan pronto al pueblo correspondiente, porque tengo entierro en otro.

            Y amaneció el día del Pilar. Quise decir Misa en todos los pueblos, aunque no era precepto. En Carrascosa estrenábamos el sagrario en el centro de la Iglesia. Había sido desplazado a una capilla lateral, encima de un capitel de columna rota, hace unos cincuenta años, (creo que porque había que colocar la “sede”); y un albañil de Valencia, que estaba de vacaciones, lo recolocó dentro de la pared, quedando fijo, y precioso. Que el Pilar de nuestra Fe, sea Jesús Eucaristía en el centro de nuestra vida.

            A las 12 celebré la Misa en la Ermita de la Virgen del Amparo, a rebosar, casi como el día de la fiesta. Tenía mucha ilusión la gente de volver a la Ermita, antes de la novena de septiembre, porque sólo se iba allí esos días y, este año, celebraremos allí las solemnidades de la Virgen. En Santa María tenemos tres cimientos principales para este año de la Fe: la tradición cristiana de siglos, el amor a María Santísima y la Semana Santa. Que los hermanos de todas las cofradías vivan siempre unidos a Cristo y, por Él, a todo el pueblo. Y que podamos acercar a Jesús a todos aquellos que viven un poco más alejados de Él.

            A las 13 horas, en Villar de la Encina, Federico, suegro de Santiago, el Alcalde, organiza la Santa Misa y procesión con la Virgen del Pilar, porque su padre, Fernando, estaba dentro de la Basílica del Pilar, cuando cayeron las bombas que los “defensores de la libertad” tiraron sobre el Templo. Al ver que no explotaban, compró una imagen de la Virgen, la llevó al pueblo y, desde entonces, todos los años, se celebra la Santa Misa, y la posterior procesión. Una fiesta entrañable. Al terminar, un aperitivo para su gran familia y… hacia el cuartel de la Almarcha, de donde dependen dos de mis pueblos, para compartir lo que quede de la comida organizada por los guardias. Un saludo al párroco, al sargento, a los números, a tantas personas conocidas y a casa porque ya esperan los niños.

            Sesión de tarde con los pequeños del pueblo. Un video de Valiván para los escolares y “Mi pie izquierdo” para los mayores. Toca cenar en la Residencia María Perona porque es viernes, y ya debería haber ido a comer. En Pinarejo, había celebrado la víspera, entre escobas y bastante polvo, así que, las Misas estaban dichas.

            Al llegar a la residencia veo que está el médico, pregunto si pasa alguna cosa y Unción de Enfermos a Carola, antes de que se la lleven. Con ella se va una de las dos enfermeras que le toca noche… así que, al poco rato, estoy fregando el suelo con la otra, para que no se quedase sola con todo el trabajo, hasta que avisan que ya vuelven del hospital. Ya no es doce de octubre, es muy tarde, pero ¡Viva la Virgen del Pilar!, la que más altares tiene.

            Se me olvidó decir que durante la procesión y al final de las Misas cantamos la  conocida jota: “Es María la Blanca Paloma, es María… que al salir de Roma. Y en el centro de una hermosa nube, vino a Zaragoza…  en carne mortal”. Los mayores cantan, los jóvenes piden la letra.

            Así pasa un día, y después otro, todos diferentes, con bastantes visitas, albañiles, pintores, locales parroquiales en reforma y muchos niños y jóvenes en el pueblo, y también en Misa… aunque si llueve, vienen menos. Poco a poco les iré contando. Encomienden a la Virgen del Pilar estos días, meses, y espero que años.

P. Antonio María, MCR

Anuncios

Un comentario sobre “Viva la Virgen del Pilar

  1. Reblogueó esto en Se llenaron de inmensa alegríay comentado:

    Hoy será casi igual. También hay entierro, comida con una familia querida, pero con poca sobremesa porque no caben las Misas. Todos tenemos las mismas horas al día: veinticuatro.
    Hoy pedimos por nuestra poca Fe en todo lo sobrenatural, en la vida eterna. Nuestra tierra, desde Santiago, a orillas del Ebro, necesita de la Madre del Cielo para despertar su Fe en la vida eterna. Santa Patrona de la hispanidad: protege a España. Feliz día a todos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s