Demasiados Mandamientos para un solo sermón

Dios escribió en piedras lo que el hombre no leía en su corazón. Digamos que todo esto lo sabemos desde niños, pero la sociedad y las conciencias dormidas va haciendo que se nos olvide, hasta no distinguir entre el bien y el mal.

Tanto habría que decir sobre el No cometerás actos impuros, se ha hecho tanto daño con televisiones, anuncios, sekchops y otras cosas por el estilo, que prefiero explicar cómo sería un mundo en el que la Virgen Santa y pura, fuera el modelo de las niñas, como lo era un poco antes de que yo naciera. O como decía mi hermana cuando era pequeña: “prefiero parecer una monjita que una putita”. Ahora, no sé lo que prefieren, pero se ve de lejos lo que parecen. Cualquier minuto de internet sirve para que se descarguen multitud de opciones de contenido sexual, a menos que estés protegido con mil filtros. Pero es que se fomenta socialmente, muchas veces por culpa de la moda el desenfreno. Si los mozos respetaran a las mozas, si las defendieran de los sabuesos aprovechados, si las quisieran de verdad y se sacrificasen por ellas, no haría falta luchar por la igualdad de los sexos, porque cada uno vería el suyo como un regalo de Dios. Si en las familias se enseñara el pudor que tienen de pequeños naturalmente sin que nadie se lo enseñe, en lugar de decir que eso es producto de una represión malsana. Que lo malo de esta sociedad es que al bien se le llama mal, y a lo malo bueno. Pero no tengan miedo. Ya se está viendo lo que provoca la libertad sexual, el erotismo desenfrenado. Un obispo español dijo por televisión que la violencia de género era fruto de la libertad sexual. Muchos periodistas se echaron encima, pero pocos sociólogos y antropólogos han respondido desde la ciencia y la psicología porque no había nada que responder. A las pruebas me remito. Si se viviera como toca el sexto mandamiento, menos gente habría en el infierno, y quizás también, menos gente en los centros psiquiátricos.

Lo que hay en España es de los españoles, y como lo necesito lo cojo, pero yo no robo ni mato. Solamente llego tarde al trabajo, me cuelo en el autobús, me quejo de todo a mi alrededor y pago menos de lo que se merecen a los que trabajan para mí. Las obligaciones profesionales entran dentro del No hurtarás. Estamos sumidos en diversas crisis, una de ellas económica. Pero me parece que es más grave la crisis social de un país en la que la mayoría de la gente pregunta antes cuánto va a cobrar, que lo que tiene que hacer. Un país que utiliza el paro para gastarlo, no para buscar trabajo. Eso es un poco robar. Robar es tirar papeles diciendo que ya los recogerán como robar es decir que el bosque es de todos: quema tu parte. Puede hacer gracia pero es cierto. Tenemos poca conciencia de lo que es el bien común. Vigilamos el medio ambiente para que los chimpancés del siglo XXIV tengan plátanos a mano y tenemos los institutos llenos de droga, y en lugar de solucionar el problema lo cubrimos; con que al próximo entierro por sobredosis no se le oiga la campana doblar desde nuestra casa, ya tenemos bastante. Los hombres tenemos derecho a la propiedad privada y a la vista está que lo que es de todos no es de nadie. En Cuba hay anuncios en los que se lee: “Doscientos mil niños mueren sin techo en el mundo cada día, ninguno de ellos es cubano”. Eso es cierto, pero muy pocos de los cubanos han cenado. El enriquecimiento de unos pocos es un pecado social. Pero la Biblia dice que hay que ganarse el pan con el sudor de la frente. Y también, que el que no trabaje que no coma, porque hay muchos que viven sin trabajar muy ocupados en no hacer nada.

No dirás falso testimonio ni mentirás.  El falso testimonio es decir algo faltando a la verdad en un juicio. Es denigrante, pero se da. La realidad supera a la ficción y mucha gente miente. Y miente mucho. Sobre todo si detrás hay dinero o indemnizaciones. Eso también es robar. Mentir es decir lo contrario de lo que se piensa con intención de engañar. Es cierto que no hay obligación de decir todo lo que pensamos, pero también es verdad que a no podemos estar siempre ocultando partes de la verdad, porque al final se acaba sabiendo y es peor. Creo que ir con la verdad por delante es una virtud. Eso no quiere decir que digamos a todos lo primero que se nos pase por la cabeza; pero la sinceridad es una virtud de valientes y hay que tener el coraje de afrontar la verdad tal y como es. El que siempre dice la verdad, es respetado, es amado y sobre todo, se le cree. Hoy en día es peor la desconfianza, porque tiene difícil remedio; muchas veces el desconfiado no puede hacer nada por no serlo… Lo malo es que quizás muchos le han obligado a serlo.

No consentirás pensamientos ni deseos impuros. La imitación de Cristo de Tomás de Kempis dice “para qué quieres ver lo que no te es lícito poseer”. No es lo mismo que se te ocurra algo contra la pureza un instante, que lo sueñes, a que te recrees en el pensamiento. Ahí está el pecado. En un acto de la voluntad que acepta en la idea lo que sería pecado en el acto. Tener la mente limpia nos ayuda a huir de las ocasiones, a rendir en los estudios y en el trabajo, a respetar a los demás. ¿Pero cómo vamos a tener la mente limpia o a conseguirla en nuestros hijos si colgamos calendarios deshonestos dentro de nuestras casas? De lo que se siembra se recoge. Los lamentos deben servir para prevenir, como las vacunas. De nada sirve llorar cuando ya es tarde.

Y el último No codiciarás los bienes ajenos. Hay que decir de este mandamiento que solamente es materia grave cuando se desea el mal del prójimo. Cuando uno no quisiera que triunfara el otro en la vida, o desease que sufriera algún daño. ¿Qué es esto de materia grave?

Es una de las condiciones para que un pecado sea mortal. Es decir, que no es lo mismo decirle a una moza: eres tonta, que decirle: que te coja mal de vientre, que cuanto más corras más te duela y que cuando pares revientes. Si no es materia grave, no hay pecado mortal. Es decir, puedo acercarme a comulgar, sin necesidad de confesarme en ese momento. Puedo hacerlo más adelante. Además, el pecado que cometemos, para que sea mortal, debemos saber que lo era. La ignorancia no exime de cumplir la ley, pero sí que disminuye la culpabilidad. Se le llama advertencia plena. Si no sabía que era domingo, no tenía obligación de ir a Misa. Por último, perfecto consentimiento, es otra de las condiciones. Si hago algo contra mi voluntad, porque me obligan por la fuerza, o porque me he dormido, o por falta de serenidad ante un accidente… no cometo un pecado mortal. Si atropello a un hombre que se lanza de improviso a la carretera y lo mato, no he hecho un pecado, porque aunque la materia es grave y sabía que lo era, yo no quería atropellarlo.

El pecado que no es mortal, se le llama venial. Para que la confesión sea válida hay que confesar todos los pecados mortales, desde la última confesión, y conviene decir también los veniales.

Estos diez mandamientos se encierran en dos, Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Este es el final, pero Cristo nos enseñó todavía más. Aquí se conforma con pedir, no hagas a otro lo que a ti no te agrada. En cambio, Jesucristo nos dijo: “Amaos unos a otros como yo os he amado”. Es mucho más, porque Cristo llegó a dar su vida por nosotros. ¿Seríamos capaces de dar nuestra vida por Él?  ¿Y por los demás?… Termino con el Evangelio que he leído hoy en la Santa Misa, que es la página distintiva de nuestra Religión Católica, un Mandamiento único, que no está en ninguna otra religión, que nadie más se ha atrevido a repetir: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os persiguen. El que no se vea capaz, que le pida ayuda a Dios, que todo lo puede.

Anuncios

Un comentario sobre “Demasiados Mandamientos para un solo sermón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s