Recuerdos navideños

 

Al principio del mes de diciembre, cuando empezaba el Adviento, en la pared de mi habitación mi madre colgaba el calendario de Adviento. Detrás de cada ventana, correspondiente a cada día de diciembre, aparecía un motivo navideño, cuyo significado me explicaba mi madre invitándome a hacer un sacrificio durante el día para ofrecérselo al niño Jesús. Creo que fue desde entonces, tendría cinco o seis años, que dejé de comer caramelos. Era el único pequeño sacrificio que se me ocurrió.

Luego, algún sábado, íbamos todos los años a la “Fira de Santa Llúcia” para comprar algo de musgo para el Belén y algunas figuritas. Sabía que el árbol de Navidad era una costumbre del norte de Europa, pero nunca quise tenerlo. Era feliz haciendo el Belén con mi madre y adelantando los camellos de los Reyes conforme se acercaba la fecha esperada del día 6 de enero. Alguna vez fui a ver la gran Cabalgata de Barcelona, otras iba a tocar con la banda de cornetas y tambores, pero siempre: a dormir pronto.

Pero no vamos a adelantarnos.  El día de Navidad venía toda la familia a comer a mi casa. Algunas veces traían las sillas porque no teníamos bastantes. Aunque tampoco éramos tantos. Los primeros años creo que comíamos en casa de los abuelitos, pero casi no lo recuerdo. Sin embrago sí que me acuerdo de haber jugado con los juguetes de mi madre. Un perro de peluche, un puzle de animales y poco más… los mismo juguetes que tienen los niños ahora. No tiene importancia, pero conforme crecen, el espíritu de riqueza, de tener de todo, y de no haberse acostumbrado a no tener todo lo que  quiere, pasa factura a los jóvenes.

El día de fin de año, subíamos al Carmelo de Tiana para participar de una Hora Santa y una Santa Misa, hecho que nos permitía terminar el año dando gracias a Dios y comenzarlo de nuevo oyendo Misa. Sinceramente les digo que nunca eché en falta las uvas y, en cambio, ahora noto que no tengo la Hora Santa. Al día siguiente celebrábamos el santo de mi padre, por la tarde acudíamos a ver la obra de teatro que representa la Unión Seglar de San Antonio María Claret cada año y  a dormir algo tarde.

Solamente quedan cuatro días para el día de los Reyes. Había que escribir pronto la carta, siempre repleta de juguetes… y aunque solamente me traían algunos, era una maravilla tenerlos, porque hasta el año siguiente no volvía a entrar otro juguete en casa. Nunca tuve Nintendo o consola, o como se llame eso, y los juegos de ordenador los limitaba mi padre, a diario… media hora o una hora según la época del año. Al ser algo mayor mantuve la ilusión del día de Reyes colaborando en todo lo necesario. Ahora, ya forma parte del recuerdo. Las Santas Misas de ese día han pasado a ser lo más importante.

           En los años de mi sacerdocio por los pueblos de Cuenca siempre ha podido venir la familia al completo menos el año que murió mamá. Entre conversaciones junto a diferentes estufas, según las casas parroquiales, que ya han sido varias, y entre Misas por los pueblos, más dedicado a lo que tocaba en cada lugar, que a la familia, a veces teatro, otras campañas de recogida de alimentos, catequesis, villancicos en la residencia o en las casas de los enfermos; han pasado los mejores días del año por los que hoy puedo dar gracias a Dios, rezando por los que no tienen familia o por los que teniéndola no pueden tener Navidad.

Hoy se ríen los chiquillos por la ilusión que pongo en los villancicos o en un sencillo “feliz Navidad”. Sale de dentro, las tarjetas, los belenes, la música, el adorar al Niño es como un Cielo en la tierra que se siente no poder transmitir a todos los que tratan con uno siempre, no sólo en estos días. Porque donde está Jesús, cada día es Navidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s