Pocos dan sin nada a cambio

Muy querido y estimado Pedro,

¿Por qué has sido tan querido entre los jóvenes?

Porque has sabido transmitirnos con alegría que obras son amores. Con tu trabajo oculto, alegre y desinteresado has demostrado que sacarás con matrícula aquel Juicio por el que todos seremos examinados. El Juicio del AMOR. Nos has amado a todos desde que éramos chiquitines y siempre lo recordaremos. La capacidad de saber hacer sonreír a todas las generaciones, desde los más pequeños a los mayores, tiene un nombre, AMOR.

Porque con amor hacías las cosas, con amor entregabas tu tiempo al ideal, a los más necesitados. Con trabajo desinteresado en los Jóvenes de San José has sido un ejemplo para todos. Pienso en cualquier actividad de la Unión Seglar y tú siempre has estado entregado. Siempre entregado, siempre oculto, siempre con una broma. Porque el que sabe transmitir alegría en el trabajo duro, teniendo el genio que tú tenías, sólo tiene un nombre y se llama VIRTUD.

Anoche pensaba de un tirón en la cantidad de cosas que donde has dejado tu sello. Desde el Sagrario que guarda a Jesús Sacramentado que hiciste con cariño para los Campamentos del Padre Alba donde cientos de jóvenes hemos rezado ante él; hasta el soporte que lo sostiene y lo clava al suelo, el Altar de campaña donde se han celebrado tantas Misas, las Andas para llevar a hombros tantas imágenes, las cruces labradas y armadas por ti, la cuna que preparaste para una madre de Casa Guadalupe que no tenía dónde poner a su hijo, los juguetes que estabas preparando para esos niños pobres el día que te pasó la desgracia de caerte para no poder levantarte en el local de los Jóvenes de San José, la cantidad de abrigos y sacos de dormir que han cubierto a los más indigentes de la ciudad de Barcelona, el foco que iluminaba las caras de alegría de los chicos y chicas en el campamento, el carro de helado del Mercadillo Misionero que tu tan divertido repartías y tocabas la campana, los cálices que nos regalabas cuando éramos pequeños… Un sinfín de entregas generosas donde has dejado tu arandela, alcayata, cinta o tornillo para enseñarnos a todos lo que es Amar sin esperar nada a cambio.

Gracias por trasmitir a mi mujer lo que es un miembro entregado de la Unión Seglar. Un hombre con el corazón ancho que acogía a los que llegaban nuevos. Un hombre que te filmaba el vídeo de tu boda y te lo regalaba porque te quería. Eres mi cliente, uno de aquellos que confiaron en mí el primer año de trabajo. Me alegro que mi hija te haya conocido y le hayas hecho reír como nos has hecho reír a todos.

Podemos decir, que toda tu vida ha sido una obra de caridad, desde tu Familia hasta los más desconocidos y marginales de nuestra sociedad. Y por eso también, no podemos definir tu profesión, porque no sé qué hacías mejor, que si herrero, carpintero, fontanero, fotógrafo, cerrajero, repartidor de helados, humorista, cocinero, proveedor… eras un MANITAS, como lo sería el carpintero San José, tenías las manos de oro y sobretodo puedo decir bien fuerte que las has llevado ante Dios bien llenas de amor, pero a la vez, bien vacías y sencillas porque tu pobreza y generosidad han hecho que cientos de personas te estén agradecidas.

“Detrás de un gran hombre hay una gran mujer” pues sí Isabel, él era un gran hombre. Sólo puedo decirte que nuestra FE nos da la alegría de tenerle a partir de ahora siempre a nuestro lado.

No olvidaré jamás que lo último que hiciste fue hacer una obra de caridad, regalar una cosa a mi mujer y hacer reír a mi hija. Mira si has sido joven, que cuando llamó Montse al 112 para avisar de lo que te había pasado y estabas tendido en el suelo, les dijo que tenías unos cuarenta años y por detrás le gritaron que rondabas los sesenta seis… Sé que ésta te ha hecho reír.

Pedro, gracias por tu ejemplo. Me has enseñado mucho y has sido y serás un modelo para mí y para mi familia. Por eso hemos llorado tu pérdida. Te queremos mucho y sabes que lo único que me consuela es la alegría que le habrás dado a mi madre al entrar en el Cielo.
Un fuerte abrazo y por favor, procura que la puerta de entrada al Cielo abra bien.

Ignacio Domenech

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Pocos dan sin nada a cambio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s