La Cruz y el perdón

No quisiera en ningún momento que estas palabras fueran interpretadas como agresiones hacia nadie. Simplemente advierto de que hablar de la Cruz nunca es agradable para el que escucha y, en segundo lugar, que el ideal de una homilía es que cada uno se la aplique a sí mismo, empezando por mí.

Una de las cosas más importantes de todo el sufrimiento de Cristo es que a través de él nos perdonaba nuestros pecados. Ya hablamos de ello el Domingo de Ramos, pero quisiera recordar hoy que, al decir nuestro Señor, mientras moría en las más horrorosa de las muertes, en aquella que estuvo estudiada por los antiguos para hacer sufrir al máximo al condenado. Médicamente comprobado está que no se puede sufrir más de ninguna forma que con la crucifixión.

En ese momento, pues, cuando le acababan de atravesar las manos y los pies con clavos, aquél Dios hecho hombre dijo: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen. Un ejemplo de perdón para nuestro tiempo tan falto de él. Una respuesta a aquel ladrón que gritaba bájate de la Cruz y bájanos a nosotros. Hoy día no nos gusta la Cruz. No la queremos llevar, sin darnos cuenta de que todos la llevamos. En Jerusalén, no propiamente sobre las mismas piedras, pero sí en el mismo lugar, todos los viernes se reza el Vía Crucis, camino del Calvario. De aquél monte que vio morir a Dios; en ese momento todos los peregrinos, e incluso algunos turistas y curiosos, se acercan a coger el leño de tamaño natural que sale en procesión. Todos quieren tocarlo. Todos quieren participar. Sin embargo, al llegar a sus casas, muy pocos aceptan el llevar la Cruz que les toca, porque es más hermoso cargar la de cada día, que cargar aquella que todo el mundo quiere llevar. Por eso molesta la Cruz, porque no la queremos llevar, o porque no la llevamos con Jesús. Si no andamos por la vida con Jesús, la Cruz nos aplasta.

La Cruz molesta porque no tenemos en cuenta las cruces de los demás. Dice el Cardenal Van Thuan que Dios no sabe de matemáticas, y lo dice porque cuando ayudamos a los demás a llevar su Cruz, los pesos de las cruces no se suman, es decir, nuestra Cruz pesa menos. Si llevamos una carretilla de leña, y le ayudamos a otro a llevar la suya, mi carretilla pesa más; pero con la Cruz no ocurre igual. El que ayuda a otro, no piensa en su Cruz y ésta no le pesa tanto. Es hermoso ayudar a Haití, pero hay muchos niños como los haitianos a nuestro alrededor que pueden necesitar de nosotros, y que no hace falta un terremoto para que nos demos cuenta de su sufrimiento, de su necesidad, de su soledad. ¿Ayudamos a vecinos, familiares y amigos a llevar su Cruz? ¿Quién me necesita? ¿Qué puedo hacer por éste o por el otro? …

La Cruz también molesta porque nos recuerda que existe Dios, por eso la quitan de plazas, caminos y colegios. Porque les recuerda que hay vida eterna, que nadie tiene amor más grande que aquél que da la vida por sus amigos, y como hoy nadie da nada por nada, no queremos recordarlo. A la hora de nuestra muerte, aunque no hayamos creído en él, también tendremos un Juicio, que decidirá con la misericordia de Dios, pero también con su justicia, cuál es nuestro lugar para la eternidad. Y en ese momento no vale decir, no, yo no tenía Fe…. A mí no me toca esto… Porque si me roban en casa, aunque yo no crea en los ladrones, no recupero por eso lo que me han robado. Vigilemos que la falta de Fe, no le haga posible al diablo robarnos el alma, sino que como el mejor de los ladrones, seamos capaces, al final de nuestros días, de robar el Cielo como hizo él, repitiendo: Acuérdate de mí, Señor, cuando estés en tu Reino.

Anuncios

Un comentario sobre “La Cruz y el perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s