Día del Seminario

IMG_20151001_220619

     Hoy es el día del Seminario. Este año se ha celebrado antes del día de San José, patrón de los seminaristas, porque suya era la casa que preparó al Sacerdote Eterno: a Jesucristo, ya que el Patrón de la Iglesia Universal es casi el día de Domingo de Ramos.

     Recuerdo los tiempos de seminario, en el “Mater Dei” de Castellón, que nos enviaban por los pueblos a dar un testimonio vocacional. Tiempos felices como ningunos aquellos de Castellón. La presencia de mamá cada dos meses hacía que contara los días para su vuelta. A veces sola, a veces acompañada. El rector, D. Rafael Reig, puso todas las facilidades para que pudiera venir siempre que quisiera. Hoy, está con ella, allá arriba, donde espero que nos guarden sitio. En realidad, la misión del sacerdote es acompañar a todas las personas camino del Cielo.

     Muchos chiquillos te dicen que les gusta la vida del misionero, del párroco, pero que les gustan más las chicas. Otros mayores te dicen: “Padre, usted no puede ir con mujeres”. A lo que con una sonrisa suelo contestar: “Usted tampoco, buen hombre”. Se suele acabar aquí la conversación. Aunque es una manera de dirigirse al sacerdote cuando quizás no se tiene otra.

    La vida de los pueblos para el sacerdote rural es un encanto si la faena queda proporcional al tiempo. A menudo sucede que no es así, por eso es urgente, no solamente rezar para que los sacerdotes sean santos, sino para que haya algunos más. La escasez de vocaciones en algunas diócesis de España se ha convertido en el deseo primordial de obispos y fieles. “Rogad al Señor de la mies, que envíe operarios a su mies”. Cuantos más somos, mejor podemos atender a ancianos, matrimonios y chiquillos.

      Hay días que se puede parar un momento y días que es complicado lo más sencillo de la vida como poner una lavadora o ir al baño. Todavía escuchas a algunas personas que te dicen: “Quería hablar con usted pero no lo hice porque como va siempre tan deprisa”. Se agradece muchas veces que te paren, que te sienten, o que te llamen por teléfono, sin pensar si tienes o no faena, y mucho más que todo eso, si es para confesar. En realidad, deberíamos dedicarnos más a eso que a las obras o las cuentas, aunque de todo hay que hacer.

     Aprovecho estas líneas para pedir oraciones por mi ministerio, por las nuevas vocaciones de Cuenca y del mundo entero, por la Iglesia entera, tantas veces perseguida y olvidada; así como para agradecer a tantas gentes de estos pueblos y de otros, de Barcelona y de Castellón, la oración durante toda su vida, la colaboración desinteresada, la de hace años, y la de esta mañana, catequistas, señoras, monaguillos, albañiles y carpinteros, campaneros, compañeros sacerdotes, profesores del colegio y la universidad, los tres señores obispos que fueron los escalones de mi ministerio, superiores, familia y feligreses que tienen cada día un detalle o un momento para levantar una oración al Cielo.

        En este año de la misericordia pidamos para que no solamente la recibamos de Dios sino para que sepamos tener con los demás, ojos de misericordia, oídos de misericordia, brazos de misericordia y corazón misericordioso como el del mismo Jesús.

     Aquí comparto un oración para rezar esta semana o cuando crean oportuno:

Dios Padre, que esperas con los brazos abiertos a cuantos se acercan a Ti, reconociendo su debilidad y su pecado. Ayuda a quienes tú eliges como ministros del perdón para que, respondiendo con generosa entrega, modelen su corazón con el signo de la compasión, la comprensión y el amor. Hazlos humildes ministros tuyos, presencia de tu misericordia en medio de este mundo, para que hagan eficaz en él la fuerza de tu fidelidad y de tu amor. Marca su vida con el signo de una compasión que no solo comprende el sufrimiento, sino que acude a socorrer a cuantos sufren. Transforma toda su persona en manos que acogen y acarician para se “misericordiosos como el Padre”. Por Cristo, tu Hijo, nuestro Señor, que se entregó por nuestra salvación. Amén.

//platform.twitter.com/widgets.js

Anuncios

Un comentario sobre “Día del Seminario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s