La Cruz y el perdón

Mediremos junto a la Cruz de Cristo. ¿Qué actitud tomaríamos si pasara por nuestras calles? ¿Verónicas? ¿fariseos o cirineos? ¿Herodes? Quizás, uno que todo le da igual…

Se llenaron de inmensa alegría

No quisiera en ningún momento que estas palabras fueran interpretadas como agresiones hacia nadie. Simplemente advierto de que hablar de la Cruz nunca es agradable para el que escucha y, en segundo lugar, que el ideal de una homilía es que cada uno se la aplique a sí mismo, empezando por mí.

Una de las cosas más importantes de todo el sufrimiento de Cristo es que a través de él nos perdonaba nuestros pecados. Ya hablamos de ello el Domingo de Ramos, pero quisiera recordar hoy que, al decir nuestro Señor, mientras moría en las más horrorosa de las muertes, en aquella que estuvo estudiada por los antiguos para hacer sufrir al máximo al condenado. Médicamente comprobado está que no se puede sufrir más de ninguna forma que con la crucifixión.

En ese momento, pues, cuando le acababan de atravesar las manos y los pies con clavos, aquél Dios hecho…

Ver la entrada original 514 palabras más

Anuncios

Un comentario sobre “La Cruz y el perdón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s