¿De dónde ha salido este cura?

Parroquia-Gracia-696x522

Cuando llegué a Santa María del Campo Rus alguien dijo que no se sabía de dónde había salido este cura. En realidad, todos salimos de la voluntad creadora de Dios que nos pone sobre la tierra para conocerle, amarle y servirle en esta vida y después gozarle en el Cielo. Sin embargo, y para ser algo más concretos, explicando los orígenes de mi vida cristiana decirles que nací en el seno de una familia de Barcelona. Empecé a asistir a Misa diaria con mi abuelo en la Parroquia que tienen los padres dominicos en dicha ciudad y en la Parroquia de la Mare de Déu del Roser, donde hace pocos días bauticé a mi sobrino Martí.

Corrían malos tiempos en Barcelona por aquellos años, que ya hace casi cuarenta, y un jesuita cántabro destinado en la casa que la Compañía de Jesús tiene cerca del Ayuntamiento de la ciudad condal, con una preciosa iglesia dedicada a nuestra señora de la Victoria, comenzó una obra hermosa con una porción de jóvenes del barrio de la Mina. Algo así como las periferias que ahora nombra el Papa Francisco. Actualmente, aunque no estemos para echar las campanas al vuelo, puede decirse que el ambiente cristiano de la diócesis se hace notar.

Aquellos jóvenes se comprometieron, incluido el que les habla, en lo que fue el veinticinco aniversario de la fundación de la Unión Seglar de San Antonio María Claret, a servir a Cristo por encima de todo, en lo que llamamos la “Promesa”. El primer artículo dice:

PROMETO Amar a Dios sobre todas las cosas y levantar sobre ese amor toda mi vida, mis pensamientos y mis acciones. Defender intrépidamente la Fe católica y los derechos de Dios, sin temor a quedarme solo en su defensa, esperando mi fortaleza del Sacramento de la Confirmación con el que fui ungido. 

Y una oración que solemos rezar como acción de gracias de la Comunión dice: Me comprometo a hacer triunfar según mis medios los derechos de Dios y de nuestra Iglesia. 

   Algunos jóvenes de la Asociación Juvenil de la Inmaculada y San Luis Gonzaga, han llevado a término estos compromisos enfrentándose a las autoridades (que podríamos llamar legítimas, aunque su actitud no lo demuestre) que quieren imponer su idea personal de bien común, en lo que puede llamarse una afrenta contra las libertades de los católicos. Aunque hace años que trabajo en los tribunales y en los pueblos de la Diócesis de Cuenca, es una alegría para mí escuchar sus palabras, rezar con ellos, y dar gloria a Dios, por haber conseguido, con la ayuda inestimable de San José, parar un propósito de expropiación de la Parroquia de Santa María de Gracia. Es cierto que han afirmado que simplemente ha sido un error, lo que no quita alegría, sino que la añade, no solamente por el culto que recibió Jesús Sacramentado en la Hora Santa organizada ayer tarde en dicha parroquia, sino por la súplica atendida por parte del Cielo. Parece que la #parroquiadegracia no corre peligro.

El Ayuntamiento emitió el comunicado desmintiendo la expropiación y posterior derribo, el mismo día que San José de los pobres llegaba al templo para presidir, junto con Santa María de Gracia, la vecina del barrio que lleva más tiempo allí, la Hora Santa que les hemos dicho.

Es cierto que la autoridades valencianas, y algunas otras, como pudo verse en las cabalgatas de Reyes, han comenzado una lucha sin cuartel. Sin embargo, creo que tenemos que poner todos los medios posibles, mientras se nos permita, para parar lo que son afrentas directas. No podemos poner la otra mejilla de Cristo y de la Iglesia. Callarse, quedarse de brazos caídos, pensar que no puede hacerse nada, puede ser omisión, puede ser apatía.

De este grupo de jóvenes, y de los sacerdotes que los guían, salió mi vocación sacerdotal. El estudio del Derecho, el apostolado rural y los años, así como las indicaciones de mis obispos y superiores, con el apoyo de familiares e innumerables laicos; y, sobre todo, la gracia de Dios nuestro Señor, pueden responder a aquella pregunta inicial.

Santa María de Gracia, Santa María del Campo Rus (cuyas iniciales son las mismas que mi Instituto Religioso: Sociedad Misionera de Cristo Rey) y Santa María de Chosica, donde tenemos una misión desde hace años, ponen de manifiesto que la Virgen del Amparo, nuestra patrona, quiere dar cobijo a todos aquellos que la aman y la invocan. Como os he dicho muchas veces, no tengáis miedo a aquellos que quieran separarla de vuestras obras de apostolado, de los que dicen que la Santísima Virgen, llena de gracia, debe ocupar un plano secundario en la obra de la Iglesia. Como decía San Antonio María Claret, un hijo del Corazón de María arrasa por donde pasa. ¡Seguid así! Con la oración como baluarte, San José como protector. Cuando San José quiere ir a algún sitio, va. Y si no, preguntádselo a los egipcios. Ni Herodes, ni el borrico, ni la edad del Niño Dios, ni tampoco el frío ni la calor le impidieron cumplir el mandato divino: “Coge al niño y a su madre y huye a Egipto”.

Quisiera compartir con ustedes dos vídeos que resumen lo que se vivió ayer en la diócesis donde nací. La acción de gracias al Señor por ese momento, el impulso a tantos católicos perseguidos en el mundo, y el apoyo a todos los que trabajan de forma escondida por defender a Cristo y a su Iglesia, sirvan como acicate para recordarnos, como tantas veces les he dicho que IGLESIA SOMOS TODOS.

//platform.twitter.com/widgets.js

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “¿De dónde ha salido este cura?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s