Audiencia del Papa hablando de la oveja perdida

    papa-ovejaEs muy importante para mí, como todos sabéis de otras ocasiones, la figura de Cristo, buen pastor. En muchas ocasiones he podido predicar del tema, he intentado actuar como pastor que va conociendo a su rebaño. En la casulla y en el recordatorio de la Ordenación, aparece un Jesús buscando o recogiendo a una oveja entre zarzas, está explicado más abajo. Sin embargo, hoy quiero dejaros con el Santo Padre, con las palabras que dijo el miércoles en la audiencia general en la Plaza de San Pedro. Les traduzco algunos párrafos de lo que ha dicho en italiano y les añado el fragmento en español en texto y vídeo.

      El rebaño del Señor está siempre en camino: no posee al Señor, no puede esperar para encarcelarlo en nuestros planes y en nuestras estrategias. El pastor se encontró dónde está la oveja perdida. El Señor, entonces, se buscará dondequiera que Él quiere encontrarse con nosotros, no donde se pretende encontrar. De ninguna otra manera se puede volver a juntar el rebaño que siguiendo el camino trazado por la misericordia del pastor. Entonces, no sólo la oveja llevada a hombros, sino todo el rebaño seguirá al pastor a su casa para celebrar con “amigos y vecinos”.

     Debemos pensar a menudo en esta parábola, porque en la comunidad cristiana siempre hay alguien que ha desaparecido y se ha ido dejando el lugar vacío. A veces, esto es desalentador y nos lleva a pensar que se trata de una inevitable pérdida, una enfermedad incurable. Y entonces se corre el peligro de encerrarnos en un redil de las ovejas, en el que habrá el olor de las ovejas, pero ¡el olor a cerrado! Y los cristianos no debemos estar cerrados, porque vamos a tener el olor de las cosas cerradas. ¡Nunca! Tienes que salir y no encerrarte en ti mismo, en pequeñas comunidades, en la parroquia, considerándose a sí mismos “los justos”. Esto ocurre cuando no existe un impulso misionero que nos lleva a conocer a otros. En la visión de Jesús que no está definitivamente perdiendo ovejas, ovejas, sino que se encuentran. Esto hay que entenderlo bien, porque Dios nadie lo pierde para siempre. ¡Nunca! Hasta el último momento, Dios nos busca. Piense en el buen ladrón; pero sólo en la visión de Jesús que nadie se pierde para siempre. La perspectiva, por lo tanto, es en todo dinámica, abierta, estimulante y creativa. Él nos insta a salir en busca de que nos embarquemos en un camino de hermandad. No se puede mantener la distancia al pastor; y ningún rebaño puede renunciar a un hermano. ¡Encontrar a gente que se ha perdido es la alegría de los pastores y la de Dios, es también la alegría de todo el rebaño! Estamos, todos nosotros, encontrado. Las ovejas, recogidas por la misericordia del Señor, llamadas a reunirnos con él todo y el rebaño.

//platform.twitter.com/widgets.js

      Y ahora lo que ha dicho en español:

      Queridos hermanos y hermanas:

     Delante de los Fariseos que se escandalizaban de su relación con los pecadores, Jesús les propone esta paradoja: «¿Quién de vosotros, si se le pierde una oveja, sería capaz de dejar a las 99 en el desierto para ir a buscarla? Fíjense que no dice que las deja en el redil, en un lugar seguro, sino en el desierto, sin agua, sin comida, a merced de las fieras y ladrones. No parece sensato, y sin embargo así hace el buen Pastor. No se preocupa de poner a salvo primero al resto del rebaño, sino que va de inmediato en busca de la oveja perdida y la lleva a casa sobre sus hombros.

   Muchas veces también nosotros nos escandalizamos de esta actitud aparentemente inconsciente del Señor, pero hay una razón para este modo de actuar. No podemos exigir al Señor que permanezca con nosotros, olvidándose del otro; nadie puede sujetarle, frenar su amor por todos. Si queremos “tenerlo”, debemos seguirlo, seguirlo allí donde se encuentra la oveja descarriada, si nos movemos con él, también nosotros haremos fiesta al encontrarla y volver juntos a casa.

       Artículos Relacionados: El Confesor como padre y pastorEl Buen Pastor.

       Saludos

     Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a la peregrinación interdiocesana de Mérida-Badajoz y Coria-Cáceres acompañados de sus Obispos Mons. Celso Morga y Francisco Cerro, así como a los grupos provenientes de España y Latinoamérica. Cada uno de nosotros es esa oveja que el Señor lleno de misericordia ha querido cargar sobre sus hombros para llevarla a casa y, al mismo tiempo, cada uno hemos sido llamados a recoger junto al Buen Pastor a toda la grey, para participar todos de su alegría. Que Dios los bendiga.

Anuncios

Un comentario sobre “Audiencia del Papa hablando de la oveja perdida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s