10 de mayo: Patrón del Clero Español

                                                          Ecce quam bonum et quam iucundum habitare frates in unum. Así ha comenzado la Santajuanavila Misa de hoy nuestro obispo D. José María Yanguas Sanz. La casa de los sacerdotes de la Diócesis es su presbiterio. Celebrando la Santa Misa, administrando los Sacramentos, disfrutando de los encuentros entre compañeros y amigos, con la oración diaria, nos mantenemos en la tarea diaria que irradia un apostolado alegre y entregado.

En un día como hoy se celebra el aniversario de la Ordenación Sacerdotal de los que cumplen veinticinco o cincuenta años de sacerdocio. Estar en la Catedral en un día como hoy hace recordar los entrañables momentos del día en que cada uno comenzó allí mismo, o en alguna otra parroquia su ministerio, con su propia Ordenación. Pasan por la memoria los preparativos, la procesión de salida, las palabras del obispo, la imposición de manos, el besamanos.

    El Sr. Obispo nos ha predicado con unas palabras algo más amplias que éstas:

     La lectura de hoy nos ha permitido revivir el momento en que Pablo dice al final de su vida, he corrido la carrera, he mantenido la Fe, se despide antes de marcharse. El Apóstol echa su mirada hacia atrás y contempla su actividad apostólica. Pablo explica sencillamente, lo que ve son años de trabajos con conciencia de haber cumplido con el deber que el Señor le confió, se ha dejado la piel en el servicio a las iglesias. El miedo a los peligros no ha hecho que deje de predicar el Evangelio; ha predicado en público y en privado dando solemne testimonio. Apóstol infatigable, no obstante las mil penalidades. Apóstol cuyo ímpetu no han doblegado ni las cárceles, ni los trabajos, ni las persecuciones, ni el cansancio. Como el maestro Ávila.

     Queridos sacerdotes, nuestro tiempo está pidiendo Apóstoles, sacerdotes en concreto, con la misma fibra y temple de aquellos apóstoles. La entrega completa al ministerio, está pidiendo el Papa Francisco, no hará presentes sacerdotes ansiosos o desalentados, sino sacerdotes cuya vida irradia el fervor. Cuando irradia contagia, transmites. ¡Qué palabra: Irradia! El Papa recuerda la necesidad de encontrar en la oración personal, los Ejercicios y los encuentros, la fuente de la predicación y la enseñanza.

     Debemos tener cuidado de que el diablo no pierde el tiempo, “se marchó hasta otra ocasión”, dice el Evangelio. La vida nuestra consiste en dar a conocer la misericordia de Dios a los hombres. No se conoce la misericordia del Padre, hasta que se conoce a Cristo elevado sobre la Cruz. Cristo en la Cruz manifestó el nombre del Padre. Manifestó el YO SOY MISERICORDIA. El nombre de Dios es misericordia.

        La vida del hombre y la liberación de los pecados se encuentran en el Sacramento de la Penitencia. Permitidme que insista en el ministerio del perdón. Nuestra labor ministerial, se ilumina con el perdón de los pecados y con la celebración del banquete de la Eucaristía. Lo que Dios muestra en el perdón es la acción divina del que solamente puede perdonar pecados. Anunciar la buena nueva, anunciar el nombre de Dios, que es misericordia. Hemos sido hechos Cristos, para poder perdonar pecados en nombre de Él. A su manera, podríamos decir, en su nombre. Para este ministerio hemos sido consagrados. Descubrir el misterio de Dios, cuando la misericordia arrastre a todos los hombres a su misericordia, debe ser el camino para descubrir su belleza. Al hablar del Sacramento de la Reconciliación, no solamente debemos mostrar su verdad en este Sacramento, sino también su belleza. El Sacramento debe ser administrado como un ejercicio de humana cercanía, que transmita la misericordia divina. El afecto, a través de la paz transmitida a las almas, debe mostrar la misericordia de Dios. El Papa no se cansa de insistir en ello. También a nuestro modo de administrar el Sacramento deben encontrar la misericordia, esa que vienen a buscar al acercarse a ese peculiar tribunal de Misericordia.

       Estas palabras, unidas a las que nos ha dicho el obispo emérito de San Sebastián, D. Juan María Uriarte, sobre el celibato sacerdotal, a través de su larga experiencia y sus escritos, han acompañado una jornada hermosa de hermandad sacerdotal, animada por los cantos de los seminaristas, después de la comida en el Seminario de San Julián.

       El Obispo ha trazado unas líneas de conducta a través de las diferentes fases del sacerdocio, sin hacer caso de los mitos por los que se dice que el celibato es imposible de guardar, o construye, a la larga, una personalidad reprimida. Al contrario, la vida de aquél que se consagra a Dios, va madurando en una amistad sana con hombres y mujeres que, de estar fundada en Cristo, va más allá de dependencias de cualquier tipo, amarguras o eficacias personales, para transmitir la posibilidad de un camino hacia la verdadera amistad con el Amigo que nunca falla. Ayudar a los sacerdotes en su misión, en su amistad mutua y con los fieles, es una tarea hermosa que debe ser fructífera, anclada en el respeto profundo a las personas que trata. Así, el sacerdote produce un amor a la eclesialidad, a la Fe arraigada, y va más allá de la amargura, la dominación o la seducción.

        Es imposible resumir todo lo que se nos ha dicho hoy en un espacio como éste. Quede la súplica a San Juan de Ávila por todo el clero diocesano de Cuenca, de los sacerdotes de España y de misiones, y el santo nos ayude a transmitir irradiando la alegría, al amor verdadero que se fundamenta en Dios y la entrega al ministerio de la confesión y los demás. Que así sea.

Himno en honor al Apóstol de Andalucía por el Clero diocesano de Cuenca 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS: Oremos por los sacerdotesEl Confesor como padre y pastor, La Dirección Espiritual: ¡PELIGRO ACCIDENTE!

En agradecimiento a los veinticinco y cincuenta años de sacerdocio

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s