El Defensor será quien os lo enseñe todo

Espíritu Santo

     Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas. Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. El hermano entregará al hermano… Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará. Hace tiempo que me dice la gente que los sacerdotes, en alguna ocasiones, leemos mucho libro y poco Evangelio. Mucho moralismo y poco Jesucristo. Parece mentira que la Palabra de Dios sea tan viva y eficaz, tan tajante como espada de doble filo, tan actual y tan oportuna. ¿Por qué hoy este texto si es… “SAN ISIDRO”? Porque también es Pentecostés.

     El Evangelio de hoy nos dice el Defensor, el Espíritu Santo, que enviará el Padre en mi nombre, será quien os lo enseñe todo, y os vaya recordando todo lo que os he dicho. Y ese fragmento de San Mateo (10,16 y ss) termina diciendo: No tengáis miedo. A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos. No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz: no he venido a sembrar paz, sino espada. Hace poco, me decía un muchacho de Pinarejo, que aquél que dice la verdad, lo persiguen. Que es más cómodo callarse, y que si uno es buen sacerdote, acaba incomodando a todo el mundo. Pero no debemos tener miedo. El Espíritu Santo, a través de sus siete dones, nos ilumina y nos defiende. Pero para que eso ocurra hemos de guardar las palabras de Cristo. Guardar significa, a la vez, custodiar y poner por obra.

    Cuando uno guarda las palabras de Cristo, el Espíritu Santo viene sobre él como el rocío sobre el campo. Que parece que no se nota. Como pedimos la lluvia para los campos, debemos pedirle a Dios que envíe su Espíritu sobre nosotros. No solamente para saber lo que decir cuando nos acusen, sino para actuar según la voluntad de Dios en cada situación. A nosotros nos debería importar la voluntad de Dios. Quizás mucho más que la de los demás. Y sin quizás. Es lo único necesario. Hágase tu voluntad, rezamos en el Padrenuestro. “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Y mi Padre lo amará y vendremos a Él y haremos morada en él”. Y como os he dicho otras veces, parece que diga: “y si no, no”. Dios mismo quiere habitar en nosotros, y ése es el sentido pleno de recibir a Jesús en la Comunión. ¿Dónde están los niños que van a comulgar por primera vez? Vengan aquí delante. esclavos

     ¿A quién vamos a recibir dentro de dos semanas? A Jesúuuuuus. Muy bien. ¿Y Jesús quien es? Jesús es Dios. Cuando hacemos la voluntad de Dios en nuestra vida, Jesús se queda. Dios hace morada en nosotros. Si no hacemos lo que Él quiere, Jesús se va. Ayer leía una frase de esas que colocan en el facebook que decía: Quien no quiere razonar es un fanático; quien no sabe razonar es un tonto; y quien no se atreve a razonar es un esclavo. San Pablo decía a los Romanos: habéis recibido, no un espíritu de esclavitud para recaer en el temor, sino un espíritu de hijos adoptivos, que nos hace gritar. “¡Abba! Papá. Es obligación de cristianos dejarnos llevar por el Espíritu de Dios. Y el Espíritu de Dios viene a través de la Fortaleza para decir la verdad, aunque quedemos mal, aunque nos quedemos solos, aunque se nos gire en contra. Nadie dijo que fuera sencillo. El Espíritu de Dios viene a través de la Ciencia, que se encuentra en su Palabra, en su Evangelio. ¿Cuántos cristianos leen el Evangelio? Ya no voy a preguntar quien cree que el que resucitó de entre los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por el mismo Espíritu que habita en vosotros, que habría que ver quién lo cree, sino quien lee el Evangelio, para que el Espíritu de Dios habite en nosotros, por eso por lo menos. No hablemos del temor de Dios, que hace que se le quiera como a papá, como a un padre, pero con respeto. Quizás habría que saber qué es el respeto, ya en nuestro tiempo. Tampoco el don de Piedad es muy común en nuestra sociedad. Aunque nuestros pueblos sí se caracterizan por su piedad popular. Las procesiones, las flores del mes de María, ayudan al trato cercano con Dios, que podemos entender como la manifestación propia de la verdadera piedad. Por el Entendimiento comprendemos los misterios de Dios, y el Consejo nos ayuda a actuar en la vida según su voluntad.

     No quisiera terminar sin nombrar algunos FRUTOS del Espíritu Santo, para que no los olvidemos. Para que también nos los conceda hoy, al menos, alguno o a alguno. Son los siguientes: Caridad, Alegría, Paz, Paciencia, Amabilidad, Bondad, Mansedumbre, Fidelidad, Modestía, Autocontrol, Castidad y Generosidad. Creo que si nos dieran tres o cuatro, enseguida se notaría a nuestro alrededor. Oírlos o leerlos, puede servirnos, al menos, para saber en cuántas cosas podemos mejorar; o también para respondernos a nosotros mismos cuando pensamos que lo hacemos todo bien, que no necesitamos confesión. Si tuviéramos más alegría, transmitiéramos más paz, ejercitáramos un poco la paciencia y, aunque fuera solamente un poco, la generosidad, claro que se iba a notar que había venido, como el rocío a Santa María, el Espíritu Santo.

    Al menos, si no pueden ser todos, que San Isidro interceda por nuestros campos este año, y que el Espíritu Santo reparta uno a cada uno, y que todo, todos, sin faltar ninguno, le dejemos entrar, para que haga su morada en nosotros. Dios os bendiga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s