Que vean a los hijos de sus hijos

   FB_IMG_1464964343153[1]Hay fotos que no necesitan frase ninguna para entender lo que significan. Recuerdo las dos primeras veces que hablé con Antonio. La primera fue en el cumpleaños de Elia. Le dije algo así como: “¿Cuándo vas a llevar al altar a Mari Carmen?” A lo que me contestó muy seguro: Usted no se preocupe ni tenga prisa que eso es cosa mía y lo tengo claro. Me quedé tranquilo. Ese muchacho no era como todos, Mari Carmen, ese chico sabe lo que quiere pensé; y no volví a preocuparme. Hasta que una tarde, hace casi un año, llegó un coche grande a la puerta de casa y se bajaron los dos. Entró Antonio muy decidido y Mari Carmen contenta. No diga nada, Padre, que no  lo sabe casi nadie. Dijo ella. A lo que él contestó: No vengo a pedirle que nos case porque esa es su obligación. Vengo a invitarle a cenar y a pedirle que ese día pase la tarde con nosotros. Le aviso con tanto tiempo por eso. No me diga que no puede. Ese muchacho sabía teniendo claro lo que quería. Si te quiere igual de claramente que quiere lo que quiere, no tengas miedo a nada, que todo irá bien.

    Poco tiempo después, Amparo, su hermana, una de las chicas que desde el principio me ofreció su ayuda sin conocerme de nada y siendo muy joven me pidió que leyese unas letras por si estaban bien para la boda. Quisiera compartirlas ahora que ya se han leído:

Buenas tardes a todos,

Por fin llegó este día que tanto tiempo llevamos esperando con tantas ganas, el día de vuestra boda. Con esta carta quería felicitaros por la nueva vida que vais a emprender.

Sé que durante los primeros años me tuviste un poco de tirria y que no me querías nada, pero también sé que con el paso de los años me he ganado tu confianza y ya me quieres un poco más.

Todavía recuerdo cuando íbamos al colegio juntas, cuando nos salíamos al fresco al “pollete de la Amparito”, todos esos momentos que hemos pasado juntas que nunca se nos olvidarán. Ahora que ya somos algo más mayores, también tenemos nuestros momentos, momentos como esos en los que nos encerramos en la habitación las dos solas a hablar de nuestras cosas, confesiones, largas noches de risas…

Aquí delante de todo el mundo quería darte las gracias por todo lo que haces y has hecho por mí, gracias por estar conmigo en los peores momentos, gracias por esos consejos que siempre me has dado, gracias por confiar en mí siempre y sobre todo gracias por hacerme tan feliz siempre y por sacar siempre de mi la mejor sonrisa, decirte que sin ti no sería nada, que puedo decir que eres lo mejor que me ha regalado la vida.

Aunque ahora estemos separadas y no nos veamos tan a menudo, no olvides que siempre tendrás a tu hermana para todo lo que quieras y necesites, para cualquier consejo, cuando quieras hablar con alguien, siempre puedes contar conmigo. FB_IMG_1464965140354[1]

Gracias por tanto, Te quiero.

Antonio, todavía recuerdo el día que te conocí, me llevasteis a Albacete al cine, y recuerdo que en todo el viaje solo dije un simple “Hola”. ¿Cómo lo ves? ¿no soy tan vergonzosa como parecía aquel día verdad? Cuando cogí confianza la verdad es que tengo que reconocer que te he dado un poco la chapa con el tema de móviles, ordenadores, tablets… perdón, sé que soy muy caprichosa y tuve un tiempo que todo lo quería.

Decirte que desde que te conocí hemos pasado momentos muy buenos, que muchas gracias por ser tan bueno siempre conmigo y que si necesitas algo, que no sea dinero, claro, puedes contar conmigo.

Pedirte, sobre todo, que en esta etapa en la que vais a entrar, la cuides, que no le pase nada, que os queráis y que os respetéis, sobre todo. Espero que tengáis una vida feliz y espero poder disfrutar a vuestro lado durante mucho tiempo.

Os quiero. ¡Vivan los novios!

    IMG_20160603_174623[1]Solamente quedan unas palabras resumiendo la homilía. Palabras que nos sirvan a todos, a los que volvemos a esta ermita recordando nuestro matrimonio, a los que lo tenemos en mente, a los que le dijimos a Dios el SÍ QUIERO  y se lo tenemos que repetir todos los días. Hoy es la fiesta del Corazón de María, y ayer fue la del Corazón de Jesús. A los pies de la Virgen del Amparo, le pedimos a Ella que nos dé un corazón como el de su Hijo.

    Un corazón CERCANO, que vive cerca del corazón del otro y por eso lo conoce; está claro que le conoces, aunque sea solo por la manera de pedirle Matrimonio, ¿lo sabéis? No, pues preguntádselo. El corazón cercano no solamente oye, sino que escucha. Es importante escuchar a Mari Carmen, Antonio. Porque muchas veces no querrá la solución de su problema, solamente querrá que le escuches. Un corazón cercano sabe olvidar lo malo, porque es más importante el momento presente que todo lo pasado. Sin dar vueltas a culpas o a penas, sin echar en cara o exigir lo que no damos.

    Un corazón DIVINO, que sabe ponerse en oración, que sabe que hoy no solamente recibe la gracia de Dios para este momento sino para toda la vida, para ser buena esposa, para ser Madre, como Ella, para ser apoyo en todo, como lo es Dios, para llevar el sustento a casa, para la vida y hasta la muerte. Un corazón que no se cansa, como Él que es infinito. Vivid los Sacramentos vuestros y los de vuestros hijos intensamente. Como el de hoy, todos.

    Un corazón GRANDE, que acompaña, como lo hacéis trabajando y viajando; que acoge con ternura, con delicadeza; que atiende a los de alrededor, cuñados, tíos, abuelos ya pocos, innumerables sobrinos, hermanos… que sea tan grande que os quepan todos, sin perder esos momentos de compartir solos.

    Un corazón FUERTE, que es valiente para educar a los hijos que Dios mande, que no solamente da sino que se entrega, renunciando a lo que sea por el otro, porque quiero y lo quiero. Y, sobre todo, un corazón fuerte que perdona. Para perdonar hay que ser fuerte. Perdonadlo todo pero, si puede ser, que no haya que perdonar nada.

    Como el Corazón de Jesús, con el Corazón de María, a emprender una nueva vida,  a la que podamos ayudaros todos.

    Y solamente me queda decir que, en cuanto pueda, colgamos algunas fotos de la boda. Un abrazo muy fuerte, y espero que podamos seguir viéndonos siempre. Gracias por vuestra ilusión y por la invitación.

 

Anuncios

Un comentario sobre “Que vean a los hijos de sus hijos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s