El Padre Javier Vilarroig, LC.

Lo que sembraron nuesFamilia Vilarroigtros padres, ¿o quizás nuestros abuelos? Más bien los mártires que dieron su vida por España y por Cristo en tantas partes del mundo a principios del siglo XX. Y todavía hoy. Quizás un poco de cada. No tuve la ocasión de compartir el precioso recuerdo de aquél entierro donde pareciera, como dice alguien de la familia, que al entrar Miguel en el Cielo, se abriera un poquito la puerta y dejara salir la paz y la alegría que nos ha invadido hasta ahora. Porque nadie lo puede negar, tenemos paz. Esta familia que ha perdido un hijo, un hermano, un padre, tantas cosas… Son siete hermanos/cuñados religiosos. Miguel tiene dos hermanos sacerdotes, Legionarios de Cristo, uno de ellos, Javier, predicó una preciosa homilía una semana después, en la Parroquia de la Sagrada Familia. He tardado mucho en conseguirla, pero no quisiera que se perdieran la ocasión de leerla, de rezarla y, si pueden, de vivirla:

    Queridos hermanos:

    Les puedo prometer, jurar no porque ya me tendía que confesar, pero les puedo prometer que la familia estamos bien, no les voy a decir que estamos muy bien porque siempre hay un rescoldo de tristeza que queda en el corazón, pero estamos bien, estamos bien porque nuestro hermano Miguel ha cumplido su camino, y está donde tiene que estar, está donde también nosotros queremos llegar. Eso nos llena el corazón de mucha alegría, una alegría que no es de este mundo, una alegría que no es de risas. Es algo muy profundo, que yo quisiera que todos los que están aquí y nos han venido a acompañar, que quieren acompañarnos en el dolor, nos puedan acompañar también en la alegría de saber que nuestro hermano ha llegado donde él quería llegar. Y las lecturas que hemos leído no las hemos buscado, eran las que tocaban para ahora; que no sepa tu mano derecha lo que hace tu izquierda, qué bondad tan grande Señor reservas para los que te aman, y lo que dice Eliseo “si logras verme cuando me arrebaten, tendrás un tercio de mi espíritu” sed valientes de corazón los que esperáis en el Señor. La muerte es un misterio que siempre nos golpea, la muerte del justo, la muerte del bueno es algo que nos descoloca, de verdad Señor, qué bondad tan grande has tenido para con nuestro hermano Miguel, porque le diste una vida llena de amor; quien conoce a sus padres, quien conoce a su esposa, quien conoce a sus hijos, sabe que nuestro hermano Miguel tuvo una vida llena de amor, recibió lo que él daba: amor, y que bueno es el Señor, qué bondad tan grande has tenido para con nosotros, al darnos un hermano, un amigo, un esposo, un papá tan bueno, que no sepa tu mano derecha lo que hace tu izquierda.

   Todos coincidimos en que Miguel era de pocas palabras, creo que en eso ahorró bastante. A cuánta gente ayudó y a cuantos ayudará ahora, no se es bueno para que la gente lo vea, se es bueno para llegar al Cielo, se es bueno para vivir en esta vida. Si me permiten decir algo muy atrevido, Miguel nos ha hecho mucho bien, ha hecho el bien sin saberlo incluso con su muerte, él se fue de este mundo sin saber de verdad su mano derecha lo que hacía su izquierda, sin saber que su caridad, su amor, que vamos a ver, era una persona humana como nosotros, no vayan a pensar que no tenía defectos, soy su hermano. Yo de pequeño me acuerdo que le gustaba  chincharle mucho, para que me persiguiera, yo recordaba que le perseguía con una pelota de baloncesto, y en una curva sólo escuché el boom, y a partir de ahí ya no le chiché más. Era una persona buena. Dios ha sido bueno por nosotros que nos lo ha dado. El mismo bien que hacía sin nosotros saberlo, nos lo ha hecho hoy con su muerte, sin nosotros saberlo. Es muy hermoso que el profeta diga que tendrá un tercio de su espíritu si lo veía marchar.

   La Fe no es algo que podamos vivir solos, Miguel hubiera podido vivir solo viviendo la Fe, el tuvo el apoyo de familiares y el apoyo de amigos con los que compartía la Fe, vivimos en un mundo que cada uno dicen ha de vivir la Fe solo, no es verdad, debemos compartir esa Fe que tienes en tu corazón y que aceptes la Fe que tiene tu hermano que está contigo. No importa si es poca o es mucha. Importa saber compartirla.

   Es maravilloso que estos días la gente se acerca y te habla, te abre el corazón, ¿por qué no podemos compartir lo hermoso de la Fe?  compartimos muchas cosas, compartimos comida, compartimos ideas, por qué no compartir lo único que vale la pena en la vida que es la Fe, como Eliseo y Elías lo compartieron. Déjame aunque sea un tercio de tu espíritu. Yo hoy quisiera pedirle a Dios, que nos dejara aunque sea una décima parte de la bondad de este hombre de Dios, pero sobre todo quiero pedirle que conceda un sexto de su espíritu a cada uno de sus hijos, porque Elías fue arrebatado al Cielo en un carro de fuego, y Eliseo tuvo el valor de estar al lado del carro de fuego. Estos seis niños, Javier, Miguel, Juan Pablo, Carmen, Lourdes y Lledó han sido muy valientes; ellos han visto que Dios les ha arrebatado a su padre, y ellos han estado junto a su padre, ellos desde la Iglesia fueron al cementerio y vieron como la losa cubría la tumba de su padre, y hoy podemos pedirle a Dios que desde el Cielo envíe un sexto de su espíritu al alma de cada uno de sus niños y para su esposa el doble. No me queda sino decir que estamos contentos dentro de la tristeza, dentro del vacío, estamos contentos, de que Miguel haya cumplido su tarea. Sus papás, igual que nosotros, creo que no hay dolor más grande que un hijo preceda a sus padres, pero se pueden ir tranquilos porque por lo menos con él saben que han cumplido la misión que Dios les había encomendado, él desde el Cielo quisiera tener un pañuelo para secarles sus lágrimas, él más que nunca, hoy se siente orgulloso de sus seis hijos y de su esposa que han sido valientes y sabe que lo seguirán siendo y una gran esperanza de que también un día nos encontraremos con él en el Cielo.

El Padre Javier Vilarroig

El Padre Javier se encuentra ahora en Venezuela como misionero

Artículos relacionados: Yo y mi casa serviremos al Señor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s