Misas, novenas y procesiones: FELICES FIESTAS

    2016-Fiestas-de-la-Virgen-pComienzan esta mañana las fiestas de San Antonio de Carrascosa de Haro, uno de los pueblos que atiendo desde hace casi cuatro años. Llegados, próximamente al día 19 de agosto, llevaré más tiempo en el mismo destino pastoral que en ningún lugar, desde que tenía diecinueve años. Creo que el bien da estabilidad y que la estabilidad hace bien. Doy gracias a Dios por ello.

     Es entrañable compartir la Fe y las fiestas de los pueblos. El domingo comienza la Novena a la Virgen de Manjavacas de Mota del Cuervo, el día 10 un triduo a San Roque en Villar de la Encina, y unas fiestas sencillas y alegres en torno a San Roque y a la Asunción de Nuestra Señora, titular además, de las Parroquias de Santa María del Campo Rus y de Carrascosa.

    Antes de continuar debo explicarles que, después de haber estado encargado de catorce pueblos en doce años de sacerdocio, uno se da cuenta de que cada pueblo es diferente. Dios es el mismo, el sacerdote puede que también intente serlo, pero cada pueblo tiene su ritmo, sus costumbres, no sé si decirlo así, pero cada uno elige, en la medida de sus posibilidades su “cantidad de Dios”. El Señor es infinito y no podemos abarcarlo todo. De la misma manera que cada uno se entrega a su familia de una forma diferente dependiendo de causas que pueden tender a infinito, cada pueblo vive su relación con Dios y con su Madre Santísima, de una forma distinta.

    Conocer al rebaño, saber lo que cada uno es capaz de dar y lo que hemos recibido; aplicar eso a los pueblos que te han sido encomendados y saber mantener el ritmo acompañando a sus gentes, sin exigir más de lo que pueden dar, pero tampoco abandonando la barca que te ha sido encomendada en la típica dejación de funciones que se estila de “si no me lo piden no hago nada”, es la ciencia de la pastoral actual y de siempre. Ofrecer sin obligar, proponer sin imponer, estar cuando te necesiten, llegar sin que te llamen y desaparecer cuando estorbas, puede ser la tarea más difícil de cualquier párroco que tenga más de un pueblo o parroquia encomendados, porque como las familias y las personas cada pueblo es diferente.

     La tarea no es fácil pero sí ilusionante. Llevo cuatro años por aquí y todavía no he logrado hacer entender que no es lo mismo una fiesta que cae en martes (siendo la única obligación del párroco para ese día) o una fiesta que coincide con el domingo, y además hay entierro. Parece evidente pero cuesta que nos acostumbremos a compartir párroco y mucho más a asistir a Misa a la Parroquia de al lado, aunque esté a cinco kilómetros. Nos desplazamos para ir al banco, a la peluquería, al médico o al mercadillo pero casi nadie monta en auto para ir a la iglesia de otro pueblo. Será cuestión de mentalidad o de los tiempos de “un párroco-una parroquia”. Aunque parezca evidente la solución, los dos primeros años me decían textualmente: “Yo entiendo lo que usted dice, pero San Isidro a las doce del mediodía y en mi pueblo”. Ahora ya se solucionó con un turno rotativo de horarios para ese día.

    Y ¿por qué digo todo esto? A mitad del curso el párroco de Mota del Cuervo me pidió que predicara dos tandas de Ejercicios Espirituales en su pueblo como en los últimos años. Le dije que era imposible. Urgía presentar la Tesis Doctoral en Derecho Canónico en la Universidad de San Dámaso de Madrid y le dije que no. Era de noche, salíamos de una Misa de la novena de la Inmaculada. Casi sin dudarlo me dijo: “Si no das Ejercicios, predicas la novena de la Patrona”. Y le contesté: ¿Qué día? Como en su día contestara el párroco de Minglanilla, Don José Antonio, que en gloria esté, para la novena del Cristo de la Salud, me dijo: “¡Pues qué día quieres que sea, todos!” Le dije que sí ilusionado y está a punto de empezar. La ilusión del coro, la asistencia de feligreses y hermanos, los niños, el amor a la Madre del Cielo de Mota del Cuervo convierten estos días en una de las semanas más intensas del año.

   Y de fiesta en fiesta, de procesión en procesión, intentemos aprovechar este mes y medio para pedir perdón a Dios de nuestros pecados con una buena confesión. Acerquémonos a confesar, acerquémonos a aquellos que llegan a los pueblos en el descanso merecido de su trabajo, recemos en los tiempos que nos dejen las obligaciones de casa, ofrezcamos al Señor todo aquello que hagamos por los demás, y tampoco dejemos de pasarlo bien, sobre todo en compañía de aquellas personas que nos hacen ser mejores y que no tenemos ocasión durante el año de charlar con ellos sin prisa, y de corazón a corazón.

    Que pasemos todos unas felices fiestas, y si necesitas algo, y no estoy diciendo Misa, no dudes en decirlo, si se te ocurre alguna idea para mejorar la atención parroquial, una procesión o cualquier cosa, no te la quedes: compártela. Será un honor tratar de hacerla posible. Dios os bendiga.

Artículos relacionados: Dios te salve, Madre de MisericordiaDios te Salve, Madre de Misericordia IIYA TOCAN A NOVENA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s