Virgen de Lourdes: el roce hace el cariño

IMG_20160823_135429

     ¿Cómo explicarlo sencillamente sin faltar a la verdad y sin que parezca exageración? Podría decir que es uno de los lugares donde he vivido más experiencias de Dios y de su Madre Santísima desde niño. Gracias al Padre Alba pude realizar obras de caridad junto a los más necesitados de las maneras más originales. Hoy día es difícil ayudar a los demás, y quizás más que los demás se dejen ayudar. Recuerdo la jornada en que pude estar en la zona internacional del areopuerto de Tarbes-Lourdes descargando minusválidos de los aviones. No creo que nunca pueda repetirlo. Nunca olvidaré el gesto del voluntario que cuando oyó que se había limitado el número de personas que iban a subir a los aviones me dio su pase diciéndome que él podía venir otro día.

     Cuando ves un minusválido no te imaginas  que también puede subir a un avión y sentarse en un asiento de ventanilla, que también le entusiasma sentir cómo el aparato se levanta y más si el destino es ir a estar unos días con la Virgen. Los enfermos no van a Lourdes para curarse, sino que van para estar cerca de Dios a través de su Madre. Después de lo que viven allí, después de lo que ven, cuando se dan cuenta de lo que la gente pasa y de cómo lleva su cruz, vuelven con renovado entusiasmo. Quizás ése es el principal milagro de Lourdes. Además, cada cierto tiempo, algunos se curan.

   Ayer pude dedicar unos largos ratos a rezar, como hacía tiempo que no podía. El alma debe descansar junto al Sagrario, como también debe descansar el cuerpo y el alma. La psicología de cada uno es distinta y cada uno, mejor que nadie, conoce lo que necesita. No somos máquinas. No solamente hay que cuidar el trato con Dios, sino que también hay que distinguir cuando la inteligencia se ha agotado. No todo se puede solucionar rezando, como no toda enfermedad del cuerpo se soluciona descansando. Reconocer la propia limitación y nuestra necesidad de descanso puede ser un don de Dios, ya que no somos máquinas. Ayer, gracias a Dios y a la familia, descansó el alma. Hoy ha descansado la mente. Antes de seguir con Lourdes quiero compartir algunas de las cosas que han contribuido a “desconectar” de los quehaceres diarios.

       Cuando uno puede estar A LA SOMBRA junto a la Virgen, le descansa al alma. Para rezar hay que estar a gusto. El día que recuerdo de más calor de Lourdes de mi vida, con umbrales de sudor similares al Xacobeo de 2004 en Toledo, donde se derretía el asfalto (y no es una exageración), si no está a la sombra, no puede rezar. Para rezar y descansar rezando hay que buscar el momento y el lugar oportunos. Si fuéramos ángeles, no haría falta.

    También hay que saber dejar a un lado las responsabilidades; hay más personas capaces de hacer lo que hacemos y, en realidad, lo pueden hacer mejor. Sentirnos imprescindibles puede ser bueno, en parte, pero no deja de ser un error de funcionamiento, de gestión, no abandonarnos en las personas que nos ayudan, no delegar. Esta tarde, sin ir más lejos, me he quedado con mis sobrinos. Ahora nos vamos a merendar. Mientras su padre descansa que también le hace falta, y su mamá, puede estar con Paloma sin los demás. Así disfruto de sobrinos, ellos de tío, y después de Misa se los devuelvo. No puede pasar cada día, pero tampoco pasa nada si nos dejamos ayudar por los demás.

     El ver a los enfermos, el disfrutar cantando y rezando con ellos,  es una tarea que hace mucho bien, en primer lugar, admirando su conformidad, y en segundo lugar, dando gracias a Dios de todo lo que tenemos. El milagro de nuestras manos, de poder andar, reflexionar, ver o hablar. Pensamos poco en lo que nos hemos habituado a tener.

    Quien no haya ido nunca a Lourdes le puede resultar difícil hacerse una idea de lo que supone. Está claro que para venir, hay que desplazarse y dejar de hacer otras cosas. Agradezco a mis padres que toda la vida pusieron delante rezar a otras cosas sin dejarlas atrás, hablar entre nosotros, o llamarnos la atención por algo que hacíamos mal.

    En este video hemos podido ver algo de lo que es el día a día del Santuario. Quisiera terminar con dos videos más que resumen la procesión y lo que se vive en torno a ella. El trato con María, el roce diario que hace el cariño, explicándole, rezándole, tratándole como a una Madre o a una Amiga, pueden ser la distinción fundamental de nuestra religión con las demás. No solamente porque Cristo fundó esta iglesia y no otra, y porque Cristo es Dios, sino también porque tenemos MADRE.

 

Artículos relacionados: Venid a un sitio tranquilo a descansar un poco (Mc. 6, 30)Días únicos, una semana intensa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s