¡Felicidades Conrada!

   Cuando me despierto estos día, cada mañana, me impacta la noticia como a todos ustedes. Otro ser querido que nos deja. Otro por el que pedimos que pueda guardarnos sitio con Cristo y con su Madre Santísima.

     En mitad de las fiestas de la Virgen del Amparo, fiestas en las que su nieta era dama, acompañada de su primo Adrián, me impacta, como a todos el gran número de personas que nos están dejando estos días. Creo que sí que se puede decir que tiene que ser una maravilla presentarse ante el Altísimo diciendo que viene de morirse celebrando “como Dios manda” las fiestas de la Virgen del Amparo.

    Ella nos espera en el momento definitivo, a Ella le encomendamos, el eterno descanso de Leandro y  a todos vosotros.

     En segundo lugar quiero decirles, aunque me cuesta hoy hablar especialmente, que se lleva tres cosas. En primer lugar, los sacramentos. Hace pocos días, estaba en San Clemente y anulé lo que tenía porque quería ir a veros al hospital. No podía ser en otro momento. Sentía algo que me decía que fuese ya. Estaba muy malito, como ha estado tanto tiempo.

    Se lleva también el trabajo de tantos años. “Te ganarás el pan con el sudor de tu frente”, dice la Biblia, creo que no sé si se habrá ganado mucho pan, el suficiente para sacaros a los tres adelante. Ha sudado mucho, en el campo, en la enfermedad, en estos últimos años y siempre. Ha trabajado mucho y ha trabajado bien, el Señor se lo premiará.

    Sois una familia sencilla, que ha sabido despedir a su padre, a su esposo, rodeado de cariño. Esta es la tercera cosa que se lleva. El amor de su mujer. “Te felicito, Conrada”. Tengo la imagen tuya, como la imagen de una foto movida.

    Siempre que te preguntada por él, tenía que seguirte a tu vuelta del súper. Ni siquiera te parabas a hablar. Había que seguirte andando y ya casi en la puerta del médico, me decías siempre: “tengo que dejarle, lo siento”. Sabías bien que él podía ahogarse, sabías de sobra que no estaba mejor que contigo, con nadie. Mientras hablábamos ayer, allí con él, pensaba, si tuviéramos la mitad de amor a los demás que has tenido tú. Sólo la mitad. Eso le pido a Dios para que tengáis con vuestros hijos. La mitad del amor que ella ha tenido.

    Se da por supuesto, no lo he dicho en la homilía, pero os lo digo aquí. Cuidad de mamá. Sé que lo haréis, pero cuando una persona se ha dado del todo de esta manera, le va a hacer más falta que estéis cerca.

    A la Virgen del Amparo le pedimos por él y por todos los que nos están dejando. El martes, en la residencia, celebraremos la Misa en honor de la Virgen del Amparo, por los siete difuntos que nos han dejado estos días. Quiero darles las gracias por su silencio, por su oración y por su presencia.

 

 

Otros sermones de entierro: El cartero de toda la vidaPrudencia, santa mujer; mujer santa

Anuncios

2 comentarios sobre “¡Felicidades Conrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s