Hasta el Cielo: Santiago Rubio

img_20160904_224913

    ¿Por dónde quieren que empiece? Hoy hace quince años que entré en el Seminario. Hoy es la fiesta de Santa Águeda, en Pinarejo; y hoy he vivido un entierro parecido al de Miguel Vilarroig y el de mi mamá, pero en el pueblo. Santa María del Campo Rus ha sido testigo de la alegría de la vida eterna, mezclada con la dureza de la despedida. Nadie, nadie puede vivir lo que se ha vivido hoy en el pueblo si no se tiene Fe.

    Gran cantidad de detalles que se podrían resaltar resumen la mañana de este final de las fiestas de la Virgen del Amparo. Las palabras de su hija Feli dando las gracias a todos, o su coraje en el cementerio diciendo que debían estar contentos. Ha dicho que ahora, además de a la Virgen del Amparo, tenemos a papá en el Cielo para ayudarnos, que estará presente más que nunca, que ya es decir.

     En segundo lugar, un sinfín de cosas que quiero poner en orden. El trabajo de su sobrino José Luis desde la punta de la mañana de ayer, el abrazo de Pili con Pedro María, el director de la Banda de la Alberca, el saludo a los yernos al llegar revestido al patio de su casa, donde nos esperaba, los compases de “La muerte no es el final”, compuesto por un sacerdote vasco, cuando se murió el organista de su parroquia con diecisiete años, y adaptado a los caídos en combate por las Fuerzas Armadas españolas desde 1981; el pueblo en silencio o rezando el Rosario camino del Cementerio, y sus sobrinas nietas bailando la jota de la Virgen del Amparo, que tantas veces había acompañado con su acordeón.

    Las fotos, los vídeos, los recuerdos, el cariño de alguien a quien todo el mundo quería, no son más que un pequeño homenaje a un buen amigo que se va a esperarnos. Sólo con las palabras de la homilía, así como con mi ofrecimiento a la familia, puedo hacer algo, además de mi oración y Santas Misas por quien tanto cariño me profesaba, rodeado de respeto y cercanía como poca gente sabe llevar a cabo.

     Antes del sermón quiero compartir una pequeña oración que siempre me hace volver la memoria a mamá y que rezo muchas veces en la Santa Misa. Forma parte del memento de difuntos de la tercera plegaria eucarística: Recuerda a tu hijo Santiago a quien llamaste de este mundo a tu presencia: concédele que, así como ha compartido ya la muerte de Jesucristo, comparta también con él la gloria de la resurrección, cuando Cristo haga resurgir de la tierra a los muertos, y transforme nuestro cuerpo frágil en cuerpo glorioso como el suyo. Y a todos nuestros hermanos difuntos y a cuantos murieron en tu amistad recíbelos en tu reino, donde esperamos gozar todos juntos de la plenitud eterna de tu gloria; allí enjugarás las lágrimas de nuestros ojos, porque, al contemplarte como tú eres, Dios nuestro, seremos para siempre semejantes a ti y cantaremos eternamente tus alabanzas. 

    “Querida Resure, querida Conchi, querida Pili, querida Feli, Paco de mi alma, con los muchos nietos no me voy a atrever, lo dejamos en María, y os sirve para todos. Querido pueblo de Santa María, voy a atreverme a entrar en vuestras decisiones, por la confianza que me habéis dado, pidiéndoos que no dejéis en el Cementerio el acordeón de papá. -No, tranquilo, han respondido sencillamente. Allí en el Cielo no le hace falta, están los instrumentos de los ángeles, los que usan para cantar lo villancicos, como él cantaba, los que, sí, seguro que sí, también allí se deben cantar los mayor, (como cantaremos aquí, otra vez, el año que viene) y han vuelto a decir ellos: -Sí, padre, si Dios quiere.

       Esto que estamos viviendo hoy no lo da la música, sino que lo da la Fe, la Fe de Santiago en la Eucaristía, hacía que él comulgara de una forma diferente. Espero que no se me olvide rezar el Padrenuestro en latín, como quería rezar él y rezó la última vez que fui a su casa, hasta que le salía bien el dimitibus et debitoribus nostris y lo repetía una y otra vez. La presencia de Cristo en la Eucaristía es ex opere operato, no depende ni de la bondad del sacerdote, ni de la Fe de quien lo recibe. Cristo está en la Eucaristía porque es omnipotente y quiere estar. Sin embargo, no todo el mundo comulga igual, y cuando el abuelo comulgaba sabía que estaba entrando Dios en su corazón.

     Creo que otra palabra de vuestro abuelo era la Virgen del Amparo. Ahí sí que depende de nuestra voluntad el trato de amistad que tengamos cada uno con Ella, porque son muy respetuosos en el Cielo con eso de la libertad para ser nuestros amigos. Ellos nos dan la cercanía que nosotros queramos tener. Lo que sí creo que se puede decir es que no hay habitante de Santa María que no quiera en su corazón a nuestra Patrona. A la Virgen le pido porque todos y cada uno, recordemos a la hora de nuestra muerte, el amor a nuestra Madre del Cielo, diciendo si hace falta, cuando pase el tiempo: “Aunque de ti me olvidare, tú no te olvides de mí”. Porque en este pueblo, formamos en torno a la Virgen una comunidad cristiana. Algo que va más allá de ser vecinos, porque Jonatan, sin ir más lejos, ya no es vecino pero sigue perteneciendo a esta comunidad cristiana, de hijos de la Virgen del Amparo.

     Otra palabra de vuestro padre es la familia. Él os ha unido siempre, no dejéis a mamá. Él os ha enseñado a hacer kilómetros por veros, a estar juntos, a quereros. Recordad lo mejor de vuestro padre, aquel consejo que os diera, lo que sea. Como a mí, que me habló como a un hijo cuando me dijo en su taller: “Antonio María, has entrado muy deprisa, frena el ritmo o te va a dar algo”. Porque cuando papá hablaba, cogía el toro de frente, y te lo decía claramente. Aquello que él os dijera, nunca lo olvidéis y hacedlo.

   Y, por último, la música. La música también. Nunca podréis dejar de la sangre de vuestras venas, la música por la que se sacrificó vuestro padre, que ha llegado hasta el extremos de cambiaros todos los instrumentos y seguir tocando como si nada. No lo dejéis, como tampoco podéis dejar de llamar a Dios PADRE, porque papá os enseñó las dos cosas, e igual que no concebís vuestra vida sin la música, no podéis pensar en vuestra música sin Fe. Cuando el Papa Juan Pablo II fue a Zaragoza, en el aeropuerto, mientras le bailaban una jota dijo: “Un problema para los teólogos, San Agustín dice que el que canta reza dos veces, ¿cuántas veces reza el que baila?” Aún sigue sin contestar, pero sabed bien que todo lo que recéis en la vida, será un canto de alabanza a Dios y a vuestro padre, esposo, abuelo, tío. Que así sea.

      Quería poner algunos testimonios de las personas que escriben en facebook pero resultaría demasiado largo. Queda para vosotros el gran número de pésames, las muestras de cariño, la ilusión y el afecto de tantas personas que han hecho lo posible por estar a vuestro lado estos días. Quiero agradecer especialmente a la Banda de la Alberca este día y su sacrificio, así como al pueblo de Pinarejo por haber tenido a bien retrasar la fiesta de su Patrona media hora. Dios se lo pague a todos, por el silencio y la oración. Y gracias a Santi por los compases de violín del ofertorio, y a nuestro coro parroquial. ¡Qué hermoso todo!

    ¡Viva la Virgen del Amparo!

Otras homilías de entierros: ¡Felicidades Conrada!El cartero de toda la vidaPrudencia, santa mujer; mujer santaQUERIDA MAMÁ… tres años despuésYo y mi casa serviremos al Señor

Anuncios

4 comentarios sobre “Hasta el Cielo: Santiago Rubio

  1. Emocionada,mucho,con este homenaje entrañable al amigo Santiago.Nada es por azar y por ello,no lo fue el que tuviera conocimiento de su ida ayer noche.Gracias,Antonio María por hacernos ver que la muerte no es el final compartiendo tan hermosas sensaciones.Yo ahora podré escribir a Pili y familia con mayor capacidad para intentar hacerles ver flor en cardo.Gracias y una sonrisa inmensa por nuestro amigo Santiago

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s