¿Te quieres casar? No pierdas los papeles

    Hace unos años todo el mundo sabía lo que hacía falta para casarse por la Iglesia. Es más, desde la Edad Media, no había otra forma de Matrimonio. Quiero explicar sencillamente los trámites para apartar la leyenda urbana de que es muy difícil, costoso y largo. Los amigos de la foto se casaron (siendo de países diferentes) habiendo transcurrido, TAN SOLO, cuatro meses menos cuatro días, DESDE QUE SE CONOCIERON.

      En primer lugar necesitamos el DNI, para saber quiénes somos.

     En segundo lugar, la partida de Bautismo de ambos novios. Esta partida caduca a los seis meses, para evitar posibles mañas a fin y efecto de conseguir nacionalidades u otras cosas. (En las ciudades se pide el atestado de soltería, pero hay pueblos pequeños en los que no tiene sentido, porque el párroco conoce perfectamente que son solteros, más bien, lo sabe todo el mundo). Si la partida hay que entregarla en otra diócesis debe ir autenticada por el obispado de la diócesis donde se pide.

     También hace falta la PARTIDA DE NACIMIENTO, que se recoge en el registro civil, o también “on line”. El motivo de estos papeles es que la boda por la Iglesia, en España, tiene validez para el estado. No hace falta pasar por el juzgado, solamente entregar el papel que tiene la Parroquia.

     EXPEDIENTE MATRIMONIAL. Éste se suele hacer en el lugar de residencia de uno de los dos novios. Debe incluir el resultado de las proclamas matrimoniales (que pueden estar en el tablón de anuncios o proclamarse en voz alta durante cualquier celebración en el templo). También hacen falta dos testigos (que no sean de la familia) para que afirmen conocer a los novios para garantizar que van libremente y que el Matrimonio es lógico y normal.

        En el lugar de residencia, o en cualquier otro donde se impartan, deben recibirse los cursillos pre-matrimoniales. Si no se puede, según el horario, en alguna parroquia, se pueden realizar en otra, o personalmente.

      El día de la celebración tiene que haber dos testigos, presentes durante el consentimiento, que son los que firman el acta de la celebración, consignando sus nombres y apellidos. Se debe ser LIBRE, creer en la INDISOLUBILIDAD del vínculo, y estar abiertos a la VIDA, en caso de ser posible.

      Cuando termina la celebración, se entrega en el juzgado de paz, el impreso correspondiente, que realiza el párroco, y que se utiliza para confeccionar el LIBRO DE FAMILIA, que puede recogerse a los pocos días.

        En el caso de los novios que tienen algún impedimento, hace falta el permiso del Ordinario del Lugar, o del Obispo, según sea costumbre en cada diócesis.

    Cuando alguien les pregunte qué hace falta para casarse por la Iglesia, pueden compartir este escrito. Creo que es más necesario de lo que parece conocerlo y transmitirlo porque, aunque es cierto que hay que prepararse correctamente, no es verdad que sea una tarea hercúlea e interminable.

     ¡Vivan los novios!

Quizás les interesen estos artículos: LA CASA SOBRE LA ROCALA CASA SOBRE LA ROCA II

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s