No les digáis que morirse es malo

 

     Acabamos de dar cristiana sepultura a Amparo, y no hace muchos días a Eusebio. Me sigue impresionando el respeto por los difuntos y el amor a los antepasados de nuestro pueblo. Hace pocos días nos dejaba el Chiki. Joven aún, por no superar su aneurisma. Hoy Amparo. De los dos podemos dar gracias porque han visto, como dice el Ritual del Matrimonio, “a los hijos de sus hijos”. Amparo, incluso, una biznieta.

   El amor del pueblo a la Virgen del Amparo viene de antaño. Quiero recordaros a todos cuando erais niños, correteando con vuestros hermanos, hoy que es tan difícil que los críos tengan hermanos. ¿La crisis? ¿La comodidad? Tantas cosas en tantas personas distintas que no se puede saber. Pero sí podemos conservar lo que tenemos. Cuando los padres se van hay que hacer lo posible y lo imposible por mantener la familia unida. Lo mejor que tenemos.

   Agradezco a Antonio por preocuparse de que su madre recibiera en el hospital los Sacramentos. Es un consuelo para muchos de nuestros mayores. También le pido a la Virgen que no olvidemos que tanto la que llevamos al cuello, como la del almanaque, como la imagen de madera de la ermita, representan a la Madre de Dios. La misma Virgen que espera la venida del Mesías en este tiempo de Adviento. La misma que estuvo junto a la Cruz y nos espera en el Cielo.

   Últimamente me dicen muchas personas mayores que quieren marchar al Cielo. La Fe les mueve a decir esto. No está mal encontrar razones para morir. No le digáis que hacen mal, más bien pedidle a Dios estar ciertos de la vida eterna. Sin Fe no tiene sentido ni el amor a la Virgen ni las procesiones ni esta Santa Misa. Resucitaremos y volveremos a estar con los que aquí tuvimos lejos. Se lo pedimos hoy a Ella, por Eusebio, por Amparo, sus familiares, grandes familias las suyas, y por todos nosotros sus amigos. Es normal que quieran volar ya, mucho más cuando su media naranja, su vida entera, está ya con Dios. Es normal cuando su estado de salud es deplorable, es normal cuando se tiene Fe. Lo que nos falta es vivir sabiendo que en la gloria se está mejor que aquí. Creernos ciertamente que no es malo morir.

   Que sea cuando Dios quiera pero que no olvidemos que la verdadera Virgen del Amparo que nos espera, es la que está con Dios, en el Paraíso.

   Avívanos Madre las ganas de ir al Cielo. Decía Santa Teresa: “Ven muerte tan escondida que no te sienta venir, para que el afán de morir no me vuelva a dar la vida”.

Artículos que pueden ayudarte: Cuando mamá se va

Anuncios

2 comentarios sobre “No les digáis que morirse es malo

  1. La mirada puesta hacia el cielo nos debe hacer comprenderles,los pies en el suelo nos hacen entristecernos al no entenderlos.Avívanos Madre las ganas de partir.Gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s