Gaudete semper in Domino

javier-y-alexandra-sotana-rural    Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito: estad alegres. No se puede pasar el día de hoy sin alegrarse. No puede uno alegrarse sin recordar aquellas personas que han puesto los fundamentos y el ejemplo de alegría en su vida. Es decir, aquellos que con su sonrisa, su apostolado, su entrega y su gozo permanente, pasando muchas cosas y algunas muy difíciles permanecieron fieles al Señor.

     Querido Javier, hoy Jesús nos decía en el Evangelio Dichoso el que no se sienta defraudado por mí. Has sabido en tu vida cantar con el que canta, has sabido permanecer junto a Cristo, única causa de fidelidad que debe indicarnos de quién seguir el ejemplo. Por estas letras quería darte las gracias: a ti y a tu esposa, por haber vivido en comunión contigo esa ilusión. Me acuerdo de tantas cosas. Pude ir a tu bautizo, mis padres son tus padrinos, y servidor, debió ayudar al Padre Alba. Después crecimos juntos en la Banda, entraste en el Pinar a trabajar y te casaste con Alexandra, a la que conozco poco, pero que veo en la foto participando como voluntaria en la JMJ de Madrid.

     El deporte podría haberte separado de Jesús, pero lo utilizaste para acercar a los demás a ÉL. Te la jugaste, elegiste lo difícil, como dice el Papa: Prefiero una Iglesia manchada que una Iglesia encerrada en sus propias seguridades. La Educación Física te da el pan, y el Señor la gracia de anunciar la Buena Noticia. Nunca dejes de hacerlo, a tiempo y a destiempo, a los alumnos, a los padres, a las hermanas, a los profesores. La familia de un Colegio se cuida practicando las obras de misericordia, supliendo al que falta, preocupándose de los Sacramentos de los niños, hablando con los papás, dando de comer a los niños, como has hecho tantas veces en los comedores, sonriendo, consolando. Podría decirse que es como un pequeño pueblo donde hay muchos párrocos. Todos podemos ser Dios entre los niños. Debemos serlo. Hasta pueden llamarte Jesús.

    También quiero darte las gracias por las llamadas que hacías a la madrina durante su enfermedad. Recuerdo a mamá reír el día que no podías aparcar el coche y le ibas explicando por wasaps donde estabas. No había visto reír a mamá tan a gusto, desde muchos meses atrás. Recuerdo cuando explicabas las aventuras del enanito en campamentos. Siempre, siempre, siempre feliz y transmitiendo felicidad.

    Tampoco se me olvida que hayas contado con mi cuñada para tocar la flauta travesera. Es una alegría participar de cerca en estos villancicos. ¡¡Casi lo supe en directo!! Felicidades por el premio pero, sobre todo, felicidades por llevar a los niños a Jesús, y Jesús a los niños. Como siempre hemos cantado, sigue llevando almas de joven a Cristo.

    Te preguntarás por qué te escribo en un blog público. Es sencillo. Se habla tan mal de todo y de todos que he querido hablar bien de lo bueno y de la gente buena. Muchos me lo recriminan, pero aquí no me meto con nadie. Simplemente te pido que cuando reces al niño Jesús, esta Navidad, tengas presente a estas gentes y estos pueblos, que procuro participen también de la alegría de tu vida cerca de Jesús, como aquellos compañeros tuyos que disfrutaron en el viaje a Fátima en tu fin de curso, al acabar el Colegio. ¡Todos lo recordamos! Siempre pensé que alguna vez trabajaríamos juntos para el Señor, y así lo hacemos, porque todos somos uno, y quien vive cerca de Cristo, está cerca de los demás.

  Deseo para ti lo mismo que para mis fieles de todos los pueblecitos, lo mismo que para mis amigos, para los lectores del blog, para la Gran Familia de las Hijas de Santa María.  Te deseo lo mismo que la bendición de hoy: El Dios todopoderoso y rico en misericordia, por su Hijo Jesucristo, cuya venida en carne creéis y cuyo retorno glorioso esperáis, en la celebración de los misterios del Adviento, os ilumine y os llene de sus bendiciones. Dios os mantenga durante esta vida firmes en la fe, alegres por la esperanza y diligentes en el amor. Y así, los que ahora os alegráis por el próximo nacimiento de nuestro Redentor, cuando venga de nuevo en la majestad de su gloria recibáis el premio de la vida eterna. 

    ¡Hasta pronto hermano! Felicita a tus padres de mi parte, por ti. Comprende que el domingo de la alegría, tenía que estar esta carta en este blog.

     Mi bendición: P. Antonio María

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s