Los Reyes Magos y el hogar

Hay que ir preparando la carta a lo Reyes, valorar las cosas pequeñas nos enseña a ser felices también con ellas, al igual que con las más grandes.

Se llenaron de inmensa alegría

Recuerdo el día de los Reyes Magos como el mejor día del año. El mejor de cada año y el mejor de todos los años. No hacía falta que me dejaran grandes cosas o muy valiosas; simplemente, que vinieran los Reyes a casa me hacía una ilusión especial. Aunque hay que decir que el año del barco pirata de playmóvil fue un año único.

Después, al hacerme mayor, seguía con la misma ilusión. Un año, llegué desde el noviciado a casa de sorpresa, otro año llegaba después de la cabalgata, otro año no iba y otro me quedaba en los pueblos; pero siempre con una ilusión única.

Uno de los años que no pude viajar a ver a mi familia, los Reyes me dejaron cosas escondidas en los locales parroquiales. Encontraron las llaves y convirtieron aquel día en uno de los difíciles de olvidar.

Pero, analizando profundamente los porqués de aquella…

Ver la entrada original 670 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s