Servid al Señor con alegría

    Es muy difícil describir con palabras la alegría de esta mañana. Mario ha sido elegido por el Señor como diácono en el servicio de la Iglesia. Las palabras de la homilía del Señor Obispo castrense han llenado la Catedral de una entusiasmo propio de un día como éste.

Siempre le agradeceré su acogida en Uclés. Me enseñó el Seminario, me ayudó en todo, fue un alumno ejemplar y como ha dicho D. Juan del Río de los tres “los quieren muchos curas y eso es bueno”. De todo lo que podría explicar aquí quiero destacar, como he dicho, las palabras de la homilía. Trataré de resumirla.

Voy a comenzar agradeciendo a todos los formadores su trabajo, a los sacerdotes de otras diócesis, a los militares que han hecho posible este acto, a sus compañeros…. Y a vosotros, familiares, que gracias a vosotros han llegado gozosos hasta aquí.

Antes de entrar he oído un comentario -ha explicado con gracia- que decía: “qué pena, tan jóvenes”. Pero ¿qué piensan que vamos a hacer? ¿Darle los huesos a Dios? Y luego han dicho: “y además castrense, no sabía que existían”. Yo le contesto que su cultura no es muy grande, y ¿qué menos que servir a los que se dedican a servir a los demás. Desde los tercios de Flandes ha estado presente en las fuerzas armadas la presencia de los capellanes, atendiendo espiritualmente a los militares. Vosotros también tenéis una vida entregada a los demás. Como dice el Evangelio elegido por ellos: “Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos”. Vosotros dais vuestras vidas para que tengamos paz. Vale la pena dar la vida por los demás. En ocasiones nos olvidamos que allende las fronteras hay muchos hombres y mujeres haciendo posible que tú y yo estemos hoy aquí celebrando este acto en paz. A veces ha habido que enfrentarse en la historia pero siempre ha sido en España buscando la paz.

La llamada de Dios es una vocación. No es un trabajo. Puede ser que una persona arregle coches muy bien. Es su sustento pero no es su vida. Para nosotros, y más para vosotros diáconos, dar la vida por los demás es lo que dará sentido a vuestra predicación del Evangelio. Eso es vocación, no sólo trabajo. Y será creíble vuestro obrar si vivís con alegría.

La alegría es la señal de identidad del cristiano. Si vuestros rostros, vuestras sonrisas, sin olvidar las dificultades y las persecuciones, no están siempre en vuestros trabajos, podréis hablar de Cristo, pero no lo haréis de una forma coherente. Ante alejados y cercanos la señal de vuestra identidad será siempre la alegría.

Al final de la Misa ha puntualizado este punto diciendo: “si no hay alegría se pierde la esperanza, y sin esperanza matamos la ilusión. Con la ilusión muerta somos cadáveres”. Como dice el Papa, el apostolado no puede hacerse con caras de amargura.

Las oraciones del Ritual son especialmente hermosas, resumiendo el carisma de lo que supone la Ordenación Diaconal: “Recibe el Evangelio de Cristo del cual has sido constituido mensajero; convierte en fe viva lo que lees, y lo que has hecho fe viva enséñalo, y cumple aquello que has enseñado”. La proclamación de la Palabra de Dios y la homilía y la atención a los pobres en el servicio constituirán durante un año la misión principal de estos tres candidatos al Orden Sacerdotal.

El SI QUIERO ha sonado certero y contundente, como el Himno Nacional, después de la Consagración. Dios bendiga la obra de estos muchachos, bendiga a la Iglesia personal castrense en todos sus miembros y nos conceda el Señor a todos lo que el Señor Arzobispo ha pedido para todos.

La Academia General del Estado con los cadetes estudiantes de medicina, alumnos de Zaragoza y los representantes del alto mando nos han acompañado, tanto en la celebración como en el aperitivo posterior.

¡Qué lástima, Mario, no haber podido estar más rato! Un entierro lo impidió. Desde el hospital de Cuenca, donde muere un buen amigo te envío un abrazo y mi oración. Siempre que lo necesites, cuenta con el Padre. Tu director espiritual en Uclés está orgulloso de ti. Reza por mí.

Antonio María Domenech/ Sotana Rural

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s