Satanás ¿sigue tentando?

La Cuaresma comenzó también el año pasado con el relato de las tentaciones de Jesús en el desierto. Este año hemos añadido los remedios a la tentación:

la oración, huir de las ocasiones y confiar en Dios que nunca deja que nos tiente el demonio más allá de donde nosotros podemos venderle. La clave está en no pactar con el mal, en no tirar la toalla. Santa Cuaresma a todos en la lucha contra el tentador que, como en la primera lectura, miente para hacernos caer si entramos en su juego.

Se llenaron de inmensa alegría

   Ante el relato de Jesús en el desierto, podemos aprender dos cosas principalmente. La primera que no es malo hacer penitencia. Es una práctica que está cayendo en desuso pero que se mantiene en los pueblos. Algunos no comen dulces, otras se quitan el pan, una no se maquilla y el de más allá deja de fumar. Buenas costumbres que cuestan poco y pueden hacer mucho bien, porque nos recuerdan que las pasiones no son siempre enfermedades. Que hay que combatir al propio yo, en la soberbia, en la ira, en la lujuria. Hoy día se tiende a decir que no hay pecados. Solamente enfermedades. Al asesino le llaman esquizofrénico peligroso, al ladrón cliptómano y así sucesivamente.

    La siguiente enseñanza es que si a Cristo lo tentó el diablo también a nosotros puede tentarnos. Las palabras “no nos dejes caer en la tentación” no son una manera…

Ver la entrada original 861 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s