El Silencio en la Iglesia

      Hace pocos días escuchaba un vídeo subido al canal de Youtube del Padre Daniel Pajuelo. En él explicaba algunas intervenciones sobre los canales de Youtube en el encuentro que ha tenido lugar últimamente. La conclusión de una de las intervenciones era que el objetivo de los canales era conseguir “fans”. Eso me hizo reflexionar sobre el tema. ¿Tengo un canal para conseguir fans? Creo que el objetivo no es ese, sino acercar a alguien a Jesucristo. Ayudar a quién lo necesite. Acompañar a algún enfermo, de mis pueblos o de cualquier otro sitio. Fans no, pero sí seguidores de Jesús. Amigos del Señor.

     Después de esta reflexión que parece cogida con pinzas, vi un vídeo de un sacerdote que bailaba con unos niños de Primera Comunión alrededor del Altar, con un comentario que decía: me hago fan de este cura (o algo similar). Lo importante no es tener fans sino que el mayor número de personas posibles conozca y siga a Jesucristo. Pero que lo hagan porque se les enseña la verdad, no porque se les hace a sus hijos hacer el ridículo de forma colectiva para que pasen un rato “divertido”.

     Creo que todos tenemos claro que este tipo de fans no hacen falta a nadie. Al menos, si el robo del sentido de lo sagrado que se veía en el vídeo es la causa de ese “fanatismo” absurdo, como todos. El Papa emérito Benedicto XVI ha escrito el prólogo del libro del Cardenal Sarah La fuerza del silencio, que suscitado reacciones de todos los tipos, pero mi reflexión no es Teológica sino, sencillamente, de educación. Podríamos decir “adaptada a todos los públicos”.

    A nadie se le ocurre, sea católico o no, amante del cine o persona cinefóbica, estar en una sala de cine hablando. (Aunque ahora, por culpa de la televisión nos hayamos acostumbrado a hablar cuando hablan otros). Nadie fuma donde no se debe, ni se le ocurre poner la radio a todo volumen en la sala de espera del médico. ¿Por qué? Por educación. Tampoco nadie lava la ropa en los vestuarios de un gimnasio ni es normal duchar a un hijo en las fuentes de las plazas públicas. ¿Por qué? Porque cada lugar es para aquello para lo que fue pensado.

     Pues bien, el Templo es un lugar destinado para rezar. Si nadie reza debe seguir respetándose para lo que está hecho, por el mismo motivo por el que tampoco lavamos ropa en el Camp Nou aunque no haya partido de fútbol. El derecho de los que van a no ser distraídos en su oración con los comentarios en voz alta o bajita, hace que la educación de unos respete (en estos tiempos que hablamos tanto de respeto) la libertad de rezar a los que han elegido ese lugar para hacerlo. Aunque se pueda rezar en otras partes, también se puede hablar en otros lugares.

      Pero aún hay otro motivo. En el Templo está Dios. Y el trato con Dios, también puede hacerse en silencio. Si no es así, es muy difícil que Dios se revele. Él puede manifestarse como quiera y cuando quiera pero, como es muy respetuoso, no lo suele hacer si estamos rodeados de ruido. Si usted no cree en esas cosas, o no cae en la cuenta, reflexione sobre el uso que da a su Parroquia, porque será un bien para todos.

      Termino explicando algo que es obvio. Si a la Parroquia acuden doscientas personas y cada una dice solamente una cosa, solamente se dirán doscientas cosas. Para mí es un deber recordar estas cosas y ponerlas en práctica. Para usted es un derecho. Pídalo, colabore, no olvide que la dignidad de los lugares sagrados también depende de usted. Si no le apetece escuchar al sacerdote rece, si no quiere rezar, no entre. Las ciudades y los pueblos tienen lugares de conversa de saludo, centros de ocio, de encuentro. Las iglesias son para rezar o recibir los Sacramentos. ¿Que nadie lo hace? Eso no quita nada de lo que he dicho. ¿Que en otros pueblos no lo piden los sacerdotes? Señal que no lo ven importante o que se han cansado de intentarlo. Para mí no es una batalla perdida. Porque no creo que haya ninguna y porque ya la he ganado en muchas partes.

    Gracias por su paciencia y comparta si le parece útil. En unión de oraciones.

P. Antonio María Domenech Guillén

      Les adjunto este pequeño vídeo sobre el tema que quizás puedan compartir con alguien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s