Un año del canal de YOUTUBE

      El próximo día 6 de junio hará un año de la subida a Youtube del primer vídeo. En él me refería a los motivos principales por los que llevo sotana también cuando hace calor, o independientemente de la temperatura ambiente. Suscribirse es sencillo: Suscripción en dos pasos. Basta con darle al enlace y buscar junto a la foto, la palabra suscribirse. Una vez clickada puede pedirte el correo electrónico para registrarte.

    Digamos que la cantidad de visualizaciones y de vídeos compartidos me sorprendió sobremanera y me animó a seguir. Pocas semanas después comencé a dar catequesis on line para adultos. Creo que esto no existía de forma regular y ahora podemos dar gracias a Dios de un curso completo. La verdad es que no ha sido fácil. Es cierto que las reacciones han sido de todos los tipos, pero creo que es evidente que hay que hacer presente a Cristo en la red.

    Recientemente me han consultado de algunas diócesis las formas y maneras de transmitir el mensaje del Evangelio a través de los medios de comunicación. Creo que es difícil de explicar y que uno no debe entrar si no lo siente como una llamada de Dios a eso concreto o si no se le ponen los medios muy de cara para llevarlo a cabo. Más que el tiempo que ocupa actualizarlo y confeccionar los vídeos, es la repercusión social que tiene.

     Desde luego que pensando mucho en “lo que dirán los demás” no se puede iniciar ese camino por dos motivos. El primero porque no encuentras dos opiniones iguales. Personas de la misma familia y edad te dicen que lo mejor de un mismo vídeo es la música, o que la música sobra. Hay muchos factores que influyes: el volumen del aparato que reproduce, el modelo, el volumen ambiente del lugar que lo oye, el tipo de persona que lo escucha o con quién lo escucha. De la misma manera que todos llevamos un “Del Bosque” en el corazón a la hora de hablar de fútbol, todos sabemos de vídeos y de todo a la hora de opinar. Sin embargo, pasados unos meses, he agradecido los consejos y he aplicado los que han sido de aplicación posible.

      El segundo motivo es que hay que dar lugar a Cristo y a todo lo demás negar la entrada, como dice el libro de Tomás de Kempis “Imitación de Cristo”. Nos va a juzgar Cristo, no la red ni los que miran la red. Dejarnos llevar excesivamente por las opiniones de oyente y lectores que no conocemos puede perjudicar la labor evangélica que es lo único que interesa o, al menos, que me interesa. Ni tener más suscriptores, ni ser famoso, ni nada por el estilo. Todo eso me ha dado siempre igual y me sigue dando. Dios utiliza los medios cuando quiere y como quiere. No hay que ni preocuparse por eso.

     Otro factor a tener en cuenta es el tiempo. No todo el mundo tarda lo mismo en confeccionar un vídeo. Ni tampoco todos los programas los confeccionan igual ni mucho menos todos tenemos las mismas capacidades de hablar, grabar y subir a la red. Depende de los aparatos, de la conexión, de la imaginación y de muchas más cosas. Creo que es una manera de ahorrar tiempo, no de perderlo. Es la forma más sencilla de llegar a todos, sin fotocopias, sin circulares, sin estrés.

     Pero quizás lo más hermoso, lo que no esperaba (como siempre en las cosas de Dios) ha sido acompañar a enfermos y ancianos en sus lechos del dolor, en sus casas solas, haciendo presente la homilía, el acertijo o la ocurrencia allá donde menos uno lo espera. Hacer presente a las familias lejanas las esperanzas e ideas de la Fe de su pueblo, las fiestas y tradiciones, las Novenas de los santos patronos. En definitiva, creo que eso ha sido lo más grande del canal, por lo que doy gracias a Dios y me animo a seguir.

     Termino diciendo que el blog “se llenaron de inmensa alegría” tiene algo más de nivel académico, sin pretender ser erudito que los vídeos del canal, pero que nacieron ambos también para dar respuestas sobre lo que ya sabemos, pero que quizás no sabemos explicar. La difusión de los escritos o grabaciones dependen del tiempo que tengamos y de las necesidades de cada momento. Quiero dar las gracias por este tiempo de acompañamiento y pedir una oración por la gestión del tiempo, por el provecho espiritual y, como dijo la Virgen en Fátima: por tantos pecadores que se condenan y van al infierno porque no hay quién rece y se sacrifique por ellos. 

     Compartir los vídeos y escritos puede hacer más bien de lo que uno piensa. También a aquellos que no parece, a primera vista, que los van a recibir bien. Espero puedan colaborar ustedes también por este medio.

Antonio  María Domenech Guillén

También te puede interesar: Videos del canal en este blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s