Carta a los Reyes Magos

Hace unos días, con la ayuda de Beatriz, grabamos este vídeo que esperamos les guste. Añado el texto para aquellos que prefieren leer.

Queridos Reyes Magos:

         Ya estoy en segundo. Este año me he portado más o menos bien. A veces me enfado con papá, mamá y Ana.

         Este año me gustaría… bueno. Se me ha olvidado lo más importante. Me llamo Luisa y estoy escribiendo esta carta sobre todo para contaros dos ideas que he tenido. Vivo en un pueblo pequeño de Cuenca, se llama Santa María del Campo Rus, y aunque aquí todos los niños tienen regalos, el año pasado tuve una idea que no llegué a realizar, pero que ahora, como ya soy mayor, se la voy a explicar a mis padres y seguro que me dejarán.

          Me gustaría elegir una de las cosas que me traigáis para regalársela a los niños que no tienen nada porque viven muy lejos, porque no saben escribir, o por el motivo que sea. Algunos amigos les dan cosas que ya no quieren, pero a mí me gustaría que fueran juguetes nuevos, no de los que ya no uso, sino de los que me traigáis este año, para no compartir lo que ya no quiero sino lo que me gusta. No sé qué os parece. Si me podéis decir vuestra opinión será muy importante para mí.

         Además, quería pediros otra cosa. Mientras venís de lejos, traéis muchas cosas. Vais muy cargados, pero he pensado que el viaje de vuelta lo hacéis sin transportar nada. En realidad, el objetivo de mi carta es que os llevéis muchas cosas.

      Melchor, podrías llevarte tú todo lo mío que no quiero. Algunas mentiras que digo, las contestaciones a mi mamá porque me siento mayor, y creo que siempre llevo razón. Ese poquito de pereza para hacer los deberes, y si te cabe, si te cabe llévate también todo lo que tú veas que no sirve para parecerme a la Virgen María. Elígelo tú y llévatelo sin miedo.

     Gaspar, creo que lo tuyo es más difícil. Llévate mi soledad, Ana nunca está en casa, ya se fue a la Universidad, no tengo más hermanos, y los papás, trabajan demasiado. Llévate también la tristeza de mi madre y el alcohol de papá. No lo tiene en casa, no sé dónde tenéis que irlo a buscar. Quizás en los pueblos se bebe más que en la ciudad, según como lo mires, sólo tenemos el bar, pero yo ya estoy cansada de lo que veo al llegar. Llévatelo Gaspar, se lo pido a la Patrona, a mi abuela, que está en el Cielo, y a la Virgen del Pilar; pero quizás, quizás será mejor cogerlo todo sin avisar.

     Y nos queda Baltasar. Casi ya me da vergüenza lo que pido este año. En lugar de traer, llevar. Llévate todas las guerras, familiares y demás. Las de los países lejanos, que desde Herodes, no han servido para ná. Llévate el odio y la envidia. A mí aún no me llegó tenerla, pero dicen que se coge con la edad; ayuda a todos a conformarse con lo que hay, que si los años son malos, seguro que otros no tienen ni Navidad. Llévate la pobreza, el vivir sin trabajar, esas caras de pena de los niños de mi edad, que nunca ríen ni cantan porque en sus vidas, ni está Melchor, ni tú, ni tampoco Gaspar; ni siquiera pueden o saben decir con sonrisa la palabra MAMÁ. De esas sus desgracias todas, haz el favor de cargar; y si con tanto trabajo, a mi casa ya no podéis traer nada más, yo os doy las gracias a todos, que más vale penar por pobre que por todo lo demás.

     Recuerdos al niño Jesús, si aún no habéis bajado del Cielo. A mi abuela, a la Virgen, y a todos los que podáis. Os quiere: Luisa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s