Al principio de mi ministerio, algunas personas estaban en contra de que entrara a los bares con sotana. Recuerdo que contestaba: «Si la sotana no puede entrar, yo tampoco». Creo que se puede hacer mucho bien tomando algo en un aperitivo o quedando a un café. Vamos, que en el pueblo soy de los mejores clientes, si no competimos contra los profesionales. Sin embargo, hoy, después de leer el final del Evangelio, me pregunto y te pregunto: ¿Qué tipo de cura soy? De dos cervezas y nada más. O también, ¿qué espero de mi sacerdote?

El Evangelio de San Juan (13, 20) dice: El que recibe a quien Yo envíe, me recibe a Mí. Hace unos años que camino junto a un grupo de oración, ya formado de manera estable. Hoy reflexionaba con ellos así: ¿Qué espero del enviado de Jesucristo a mi vida?

De la misma manera que en la vida diaria compartimos el día a día con tres tipos de personas, aquellos que toman con nosotros un aperitivo, los que forman parte de cualquier grupo (tipo club deportivo, coro parroquial, trabajo, incluso vecinos en los pueblos pequeños), y aquellos AMIGOS de corazón en los que ponemos nuestra confianza plena… También sucede en la Vida Espiritual y en la relación con los sacerdote, enviados por el Señor, encontradizos en mi día a día.

  1. Tenemos al cura campechano, con el que da gusto tomarse dos cervezas. Hace sentir cómoda a la gente. ¡Oye! ¡Qué tío más simpático! Pero no pasa nunca de ahí. Después cada uno a su casa, y si te he visto no me acuerdo. Es una posición cómoda, hago lo que me piden, no me meto con nadie y que nadie se meta conmigo…
  2. Existe el párroco, en la relación normal de párroco/feligrés. Nos da las directrices para una Procesión del Corpus, que además preside. Para una Primera Comunión, o para un Retiro Espiritual. Se sabe imponer, tiene orden en el templo que administra. Ideal, pero no me molesta.
  3. Hay un sacerdote que guía mi alma. Al que le consulto las cosas, que cuando frunce el ceño ya sé que no le gusta lo que he dicho, un sacerdote que sabe TODO de mi vida. Que SÓLO le interesa llevarme al Cielo. Como decía San Antonio María Claret en el título de su libro: «Camino recto y seguro para llegar al Cielo». Sin rodeos, con cerveza, coca-cola y lo que haga falta, pero que habla claro, directo, noble. Sin pretender agradar en lo que dice ni llevar más razón que yo, porque le da igual. Lo importante no es llevar razón, es buscar la Verdad. Es decir, no llega ni a discutir. Si quiero, le hago caso, y si no, como dice él: «Puerta». Pero que, de esta manera, ni me engaño yo, ni se engaña él.

Tú, ¿qué trato quieres con los sacerdotes? ¿Qué esperas de ellos? ¿Que te dé la razón, que te hable claro…? Muchos dicen que no saben acompañar a las almas, pero yo me planteo si, realmente, hay almas que quieran discernir con claridad la voluntad de Dios en su vida. En esta semana de San Juan de Ávila, y del Buen Pastor, te invito a pensar ¿qué pretendes tú de un sacerdote? y también, ¿qué medios pones para que sea como quieres?

Únete a la conversación

5 comentarios

  1. ¿Qué, que quiero o espero de un sacerdote?
    Si tiene Amor a Dios y lo demuestra con sus obras, es un buen sacerdote, alguien así como tu🙂
    Evidentemente un sacerdote es persona y tiene sus defectos y virtudes.
    Una cerveza buena, con una cura bueno «sabe a cielo»🤗

    Me gusta

  2. A mi me encanta encontrarme a mi párroco y a cualquier otro sacerdote por la calle, en el bar, paseando, en la playa, me encantaría poder hablar con el fuera de la Iglesia, son personas y me gusta todo lo que pueden aportar a mi vida, además es que son los representantes de Dios en la tierra, son los que mejor me pueden aclarar mis dudas, prueba la paz que te queda después de confesar, así q si pondría un sacerdote las 24 horas del día en mi vida. Y yo pues dentro de lo q el tiempo permite, voy todos los días a Misa, me gusta hablar con mi párroco y cuando lo veo por la calle voy a saludarlo, si es cierto q alguna vez le he dicho q tomaremos una cerveza cuando lo he visto pasar por delante del bar donde yo estaba, pero no ha tenido tiempo. Este es mi pensamiento, y otra cosa, me encantan q vayan a todos sitios con sotana o con alzacuellos, no hay q avergonzarse se ser cura al contrario, digno de admiración y mucho respeto.🙏💖

    Le gusta a 2 personas

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: