Por la repetición de las entrañables visitas y oraciones a los cementerios en este día de Todos los Santos, se nos puede olvidar que es mañana el día que recordamos a nuestros difuntos. En mi caso, desde que llegué a estas tierras, hace poco más de diez años, cuatrocientos en total. Claro que vamos a rezar por ellos. Sin embargo, hoy quiero recordarte otra cosa.

Que sea el día de Todos los Santos implica que todos estamos llamados a la santidad, y eso quiere decir que todos podemos y debemos ser Santos. Santo es el que está en el Cielo y ve a Dios cara a cara. Santo es aquél que hace extraordinariamente bien lo ordinario de cada día, santo eres tú cuando haces lo que complace al Corazón de Jesús.

Y eso, ¿cómo podemos saberlo? Sólo hay una manera. Conociendo bien al Señor. Cuando dos personas se conocen saben complacerse, y dos personas se conocen pasando muchos ratos juntos. Entonces, el mejor camino, quizás el único para ser santo es estar en oración largos ratos para saber conformar mi voluntad con la voluntad de Dios. Para saber qué quiere Dios de mí.

Voy a intentar darte una pista. Hoy también recordamos a tantos parientes que están en el Cielo, o al menos, vivimos con esa esperanza. Mi madre, tu hermano, quizás algún hijo. Y los recordamos por sus virtudes, por aquello que impactó en nosotros. Mi abuelo, murciano, era tremendamente simpático, le gustaba hacer bormas, y podríamos decir que era hasta socarrón. Era divertido estar con Él. Mi abuela, era Piadosa. Muy piadosa. Rezaba mucho. Seguro que puedo imitarlos además de recordarlos, en las dos cosas. Quizás por ellas, son Santos ahora. ¿Qué recuerdas tú de familiares y amigos difuntos?

Y tú, ¿por qué crees que quiere Dios que te recuerden los tuyos? ¿En qué te parece que puedes aportar algo a alguien? Hoy vamos a encomendarnos para que sepamos discernir qué quiere Dios de cada uno en cada momento. Que, en su gran Misericordia, nos lo muetre y nos dé la gracia para llevarlo a término, porque no es otra cosa la santidad que la obra de Dios en nosotros. Sólo se trata de dejarle hacer. A la espera de ver su obra en ti, te deseo un estupendo día de Todos los Santos.

Anuncio publicitario

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Gracias padre Antonio María. Desde, CEHEGÍN, Murcia, la tierra de su abuelo, le mando un saludo fraterno.
    Rezo por su santidad y la de todos los sacerdotes y personas de vida consagrada.🙏🙏🙏
    Paz y bien 🕯️

    Le gusta a 1 persona

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: